"Between joke and joke... the truth is shown"

psychoanalysis, culture, art and technology

Saturday, December 29, 2007

“AMOR ES DAR LO QUE NO SE TIENE…
por
Camilo E. Ramírez Garza

“Para Maru, el amor en mi vida”

a alguien que no lo es” (Jacques Lacan) El Amor es poesía: se desplaza por entre múltiples formas; es una metáfora inagotable. El Amor es un enigma, que ni la neurología, ni la genética más precisas, con sus descomposiciones funcionales y químicas (centros de placer, neurotransmisores, genes) podrán agotar o siquiera rozar con una explicación. El amor existe, es –como la realidad humana- una hermosa ficción.

Al decir “una ficción”, no nos referimos a “menos cierto”, una mentira, y aún así, algo hay de eso (¡Miénteme, pero no me dejes!) sino que, al estar conformada la realidad humana como una ficción, en donde el amor es una de ellas, libera al humano de la regulación instintiva que organiza lo real (para cada instinto un objeto) lanzándolo a la conformación de sujeto hablante, que tiene que intentar articular (imaginar) en palabras lo que piensa, siente y desea. De ahí que la verdad solo pueda decirse como verdad a medias. Si se habla, entonces se miente, no sabemos lo que decimos cuando hablamos.

Un ejemplo patético: las listas de intercambios de regalos, en donde cada quién solicita se le regale algo entre dos o tres opciones, es decir un compromiso asignado mediante acuerdo previo (¡Dame eso que te pido!) que para nada es un regalo como don, sino sujeto al control (¡Chin…esto no vale en lo que habíamos quedado!”) a la erradicación de la sorpresa, a intentar llenar la falta con algo. Como las nuevas modalidades de cartas a Santa Claus, en donde los hijos pueden negociar con sus padres, de acuerdo a su presupuesto y a lo que desean, el regalo adecuado (para llenar la falta y el deseo; “esto deseas eso tendrás”) como si se tuviera miedo a frustrar al “pobre niño” no dándole lo que pide. Hecho que posibilitaría ingeniárselas con la carencia, inherente a la condición humana- no poder satisfacer el deseo completamente ni de forma perfecta, sin fallas o errores (Enojándose con Santa Claus, siendo creativo –poético- para desplazar el deseo a otra cosa, etc.)

La ilusión es que podríamos saber lo que realmente deseamos, creer poder recibir siempre lo que se desea (Que me amen en la misma medida en que lo requiero) que la falta pueda ser llenada con lo que el otro da, como cuando se dice: “¿Pídeme lo que quieras y te lo daré?” “De no ser por ti habría sido muy feliz” Que se puede responder directamente en el mismo sentido de la petición, es decir, que el otro puede dar lo que realmente estoy buscando, que el otro por lo tanto, tiene que sujetarse a mostrar y dar “eso” que ando buscando, y en los términos en los que lo deseo, como el clásico de desear rosas y frustrarse, mandando todo al traste, por recibir chocolates, literal y figurativamente hablando.

“No hay nada espontáneo o natural en el deseo humano” (Slavoj Zizek) El deseo se produce, se crea, se desplaza, se satisface de infinitas maneras; así como la mercadotecnia juega a dar lo que se desea “Compre esto y entonces tendrá…” En donde el objeto causa de deseo (objeto pequeño a, dirá Lacan) aquel objeto perdido de la regulación instintiva, sin diferencia, d-ecisión y deseo, simple reacción, al perderse, posibilita el lenguaje, la cultura. Y de ahí el eterno peregrinar ¿Qué es lo que realmente deseamos? ¿Cómo saber que se desea?...

A partir del deseo es que se puede hablar, jugar, reír… ¡Amar! El amor es buscar y hacer como si se hubiera encontrado algo, pero no en el fingimiento absurdo, sino en la “real” experiencia de la disimulación de dar y recibir algo del otro en calidad de don, dando lo que no se tiene, a partir de que se juega con las palabras, gestos y detalles, en última instancia, con la creación de un nuevo orden poético en donde las palabras que nos decimos dicen otras cosas que solo tu y yo entendemos (¡Qué cosas nos decimos con los ojos, los labios, con el cuerpo! ) como el viento en los cuentos o las conchas del mar: eso es precisamente la ficción llamada amor, haber encontrado algo en alguien.

camilormz@gmail.com

Monday, November 12, 2007


JOKELA HIGH SCHOOL MASSACRE:
LOS DETALLES QUE NADIE VE

Por

Camilo E. Ramírez Garza


"Tuusula tardará una eternidad en curarse de sus heridas"
Hannu Joensivu

Alcalde de Tuusula

“A survey released in August ranked
Finland third among the most-armed nations,
behind the United States and Yemen.
For every 100 people in Finland, there are 56 guns”

The New York Times
(7.nov.2007)

"El se movía constantemente a través de los corredores de la escuela,
golpeando las puertas y disparando a través de ellas"


"Parecía irreal, un alumno al que yo mismo enseñé
estaba corriendo hacia mí, gritando, con un arma en su mano"
Kim Kiuru,
Profesor Jokela

"Estoy preparado para luchar y morir por mi causa,"
"Yo, como selector natural, eliminaré a todos
los que considere desgracias indignas de la especie humana
y fallos en la selección natural"
Sturmgeist89

El miércoles 7 de noviembre de 2007, en un sureño pueblo Finlandés, de tan solo 30 mil habitantes, llamado Tuusula, a unos 40 kilómetros de la ciudad de Helsiki, un joven estudiante de 18 años, Pekka-Eric Auvinen, quien había comprado legalmente un arma calibre .22, irrumpió en su escuela, Secundaria Jokela (de una población de mas 400 estudiantes, entre 12 y 18 años) asesinando a 8 personas (seis alumnos, la directora y una enfermera) con numerosos heridos, propinándose posteriormente un tiro en la cabeza, fue llevado de urgencia al hospital, finalmente falleció pasadas las diez de la noche del mismo día.

Al parecer, tan solo unas horas antes, aunque también otras versiones señalan que fue un día previo, Pekka-Eric subió un video a la famosa página Youtube.com, titulado “Jokela High School Massacre” con el nick “Sturmgeist89" ("Espíritu de tormenta" en alemán) donde se muestra -con música de fondo- (la canción “Stray Bullet”[1] –“Bala perdida” del grupo de rock industrial KMFDM, Kein Mehrheit Fur Die Mitleid[2]) un video, fotografías y texto en donde declara el usuario Sutmgeist89: "Estoy preparado para luchar y morir por mi causa," "Yo, como selector natural, eliminaré a todos los que considere desgracias indignas de la especie humana y fallos en la selección natural."

El video muestra un edificio parecido a la Escuela de Jokela; se le ve realizando tiros a unos árboles y manzanas, además de una fotografía teñida de rojo, donde Pekka-Eric aparece apuntando con una pistola a la cámara. El video fue deshabilitado de dicha página, por ser contrario a las políticas de la página –eso fue lo que se manejó después de lo sucedido.

Los primeros informes mencionan un supuesto “perfil” bastante vago: se trata de una persona extremista, que ha sido militante político tanto de la extrema derecha, como de la extrema izquierda, con ideas radicales, quien proponía hacer una revolución contra el sistema, además de portar en el video una camisa color negro con la inscripción a letras blancas: “HUMANITY IS OVERRATED” (“La humanidad está sobre valuada”)

“La directora general del Consejo Nacional de Educación, el organismo que se ocupa de la educación en Finlandia, lamentó la falta de medios financieros dedicados a la ayuda y detección de alumnos con problemas. "El drama no fue una sorpresa", dijo indignada Kirsi Lindroos en una entrevista en la cadena televisiva estatal Yle. "El trabajo en las escuelas es gigantesco y los recursos mínimos (...). Disponemos del material para hacerlo, pero cada vez se plantea el problema de los medios", resumió.” (EL NORTE. 8.11.2007)

Una vez más, las respuestas o el cómo se documenta en los medios, son las mismas: van desde la indignación y condena del suceso, a los interrogantes sobre el autor: los posibles motivos, la imposible elaboración de un perfil, donde se diga lo mismo de siempre (joven perturbado mentalmente, padecía un trastorno mental de tipo…, con historial de adicciones, escuchaba rock, admirador de Hitler, copycat de Columbine y de Virginia Tech, etc.) cayendo en una sobre interpretación de los hechos, evidenciando una imposibilidad de analizar minuciosamente los detalles del caso, más que las generalidades moralizantes aplicadas a todos por igual (uso de armas, sociedad violenta, música, perdida de valores, enfermedad mental, drogadicción, etc.) de ahí el titulo de un artículo publicado en The New York Times: “The Lede: A Deadly School Shooting, This Time is Finland” inscriba lo sucedido en una serie de fenómenos llamados “school shooting”

En donde en el “This Time is…” “En esta ocasión le tocó a…” Como si se tratase de un único fenómeno, “School Shooting”, que se manifiesta en diferentes partes del planeta. Tal consideración –un suceso singular, único, visto como uno de tantos del mismo tipo- es efecto de la descontextualización (perdida de la mirada en los detalles) del hecho, en donde, en vez de un suceso particular que nos interrogue, se construye un fenómeno al que se le adjudican una serie de variables –factores de riesgo- por igual a todos lo sucesos, de ahí que se operacionalicen (esa es la forma en la que trabaja la ciencia) datos, elevados a causas o razones universales, a la noción de conductas violentas, o como un reciente libro lo ha catalogado “ La violencia en tu cerebro”[3], respuestas prefabricadas que pretenden “echar luz”, aunque lo cierto es que obscurecen demasiado el asunto, pues mientras que las preguntas e interrogantes surgen desde lo particular (¿Quién fue? ¿Por qué lo hizo? ¿Qué sucedió? ¿Que lo hizo cometer semejante crimen? Etc.) las respuestas que se ofrecen, parten de la abstracción y universalización (era extremista, padecía el Buillying, vestía ropa negra, era solitario, tenía problemas de conducta en la escuela, sus papás no lo querían, tuvo una infancia difícil, etc., al igual que Eric Harris y Dylan Klebold de Columbine, que Seung-Hui Cho en Virginia Tech, bla, bla, bla.)


SCHOOL SHOOTING ------- /IS COOL SHOOTING/

En "School Shooting" también puede leerse, a la letra, como “Is Cool Shooting” (“Es cool disparar en la escuela”) Pues se ha mostrado, y más en EUA, que disparar un arma “is cool” (la palabra school resuena como /is cool/, slang que significa “very good” (muy bien), “not excited; componed”; así como “showing dislike or indefference” (mostrar disgusto o indiferencia); “Dispassionete manner” (maneras despacionadas, tranquilas)[4]

En México existen expresiones muy variadas con las cuales insultar al otro: “¡Te voy a romper el hocico!” “¡Te voy a partir la madre!” “¡Chinga tu madre!”… mientras que en los países de habla inglesa, principalmente de EUA, se utilizan a menudo expresiones como “I am gone a kill you!” “I’m gone a put a bullet in your head!“ I am gone a kick some ass!” “ Fuck you!........................................

Es claro que las regulaciones constitucionales de diversos países, consideran que “is cool having guns in order to be safe and protect your self and your family” De ahí que en esta ocasión se mencionen el cerrar las empresas productoras de armamento y municiones, mientras que, posterior a la masacre en el Instituto Politécnico y Universidad del Estado de Virginia, en EUA, la National Rifle Association (NRA), liderada moralmente por el actor Charlton Heston, propuso una iniciativa de ley que legitimara a los alumnos y maestros portar armas dentro del campus escolar, así como diversas iniciativas para portar armas en los centros de trabajo.

_________________________________

Letra de la canción de fondo que aparece en el video, titulado: “The Jokela High School Massacre”

Canción: Stray Bullet
Album: Symbol

I am your holy totem/ I am you sick taboo/ Radical and radiant/ I'm your nightmare coming true/ I am your worst enemy/ I am your dearest friend/ Malignantly malevolent/ I am of divine descent/ I have come to rock your world/ I have come to shake your faith/ Anathematic anarchist/ I have come to take my place/ I am your unconsciousness/ I am unrestrained excess/ Metamorphic restlessness/ I'm your unexpectedness/ I am your apocalypse/ I am your belief unwrought/ Monolithic juggernaut/ I'm the illegitimate son of god/ Stray bullet/ From the barrel of love/ Stray bullet/ From the heavens above/ Stray bullet/ Ready or not/ I'm the illegitimate son of god

Bala perdida
Soy tu santo totem/ Soy tu tabú enfermo/ Radical y radiante/ Soy tu pesadilla hecha realidad/ Soy tu peor enemigo/Soy tu amigo más querido/Malévolamente maligno/
Soy un pendiente divino/He venido revolucionar tu mundo/ He venido sacudir tu fe/Anarquista Anatema/He venido a tomar mi lugar/Soy tu inconsciencia/Soy exceso libre/Metáfora sin descanso/Soy lo tuyo inesperado/Soy tu Apocalipsis/Soy tu creencia perturbada/Monstruo destructor monolítico/Soy el hijo ilegítimo del dios/Bala perdida/Del barril de amor/Bala perdida/De los cielos arriba/Bala perdida/Listo o no/Soy el hijo ilegítimo del dios


[1] Stray Bullet, es también el nombre de un comíc norteamericano, en blanco y negro, publicado por “El Capitan Book” escrito e ilustrado por David Lapham, que trata sobre crímenes, y aventuras policíacas (fuente: http://en.wikipedia.org/wiki/Stray_Bullets) También es el nombre de un juego, de los denominados, de roles, como “Calabozos y Dragones” (http://www.straybullets.org/ ).

[2] “Ninguna mayoría para la compasión”

[3] Ostrosky-Solís, F. Mentes Violentas: la violencia en tu cerebro. Quo editores, México, 2007
[4] Webster’s new world dictionary, New York: Pocket book, Third edition, 1998

Monday, November 05, 2007


Discusión del texto:
“Mentes Asesinas: la violencia en tu cerebro”
Dra. Feggy Ostrosky- Solís
Por

Camilo E. Ramírez Garza

PRESENTACIÓN

Recientemente la revista Quo ha publicado un texto, desde hace tiempo ya anunciado en diversos medios (Revista Contenido, 30. 06.2007) Mentes Asesinas, la violencia en tu cerebro” México: Diana, 2008, de la Dra. Feggy Ostrosky-Solís, licenciada en psicología (UNAM) estudios de maestría y postgrado (Universidad de North Western, Evanston, Ilinois) doctora en biomedicina (UANM), profesora de tiempo completo y directora del laboratorio de neurofisiología y psicofisiología de la facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UANM)

En esta ocasión, damos inicio al primero, de una serie de artículos que abordarán el análisis y discusión del libro en cuestión.

El marco referencial de tal actividad será una lectura a la letra del texto, a través de los cuestionamientos cotidianos que la clínica psicoanalítica aborda, intentando entrar en relación con los hallazgos que las neurociencias presentan. Por lo tanto se trata de un espacio-foro para el cuestionamiento, en el que se convoca a quines se reconozcan concernidos al respecto, a compartir sus opiniones, ideas, preguntas, inquietudes…
PORTADA

La portada del texto es como se muestra al inicio. Viéndolo de arriba a bajo, primero aparece el nombre de la autora: Dra. Feggy Ostrosky-Solís, debajo de su nombre, en mayúsculas, la palabra MENTES, debajo de la misma ASESINAS, arriba de la inscripción, con letras, igualmente en mayúsculas, pero más pequeñas: “LA VIOLENCIA EN TU CEREBRO” Enmarcando una imagen obscurecida de una silueta de una cabeza –se aprecian las orejas- envuelta en un alambre de púas.

Del lado superior derecho, dentro de un triángulo color amarillo, la leyenda-gancho: “Contiene el expediente de Juana Barraza, la “Mataviejitas”

En la base del contorno de la cabeza, en el lugar donde estaría la barbilla, el nombre de la editorial QUO libros.

Y por último, dos frases lapidarias: “Todos somos un PSICOPATA en potencia” y debajo “Conoce los factores que desatan este TRASTORNO DE LA PERSONALIDAD”
En donde se resalta en mayúsculas, las palabras PSICOPATA y TRASTORNO DE LA PERSONALIDAD

Antes siquiera de ojear el texto detenidamente, la sola portada ya nos da demasiada información.

Primero, el nombre del autor, del cual se nos da información en la solapa: licenciada en psicología (UNAM) estudios de maestría y postgrado (Universidad de North Western, Evanston, Ilinois) doctora en biomedicina (UANM), profesora de tiempo completo en la UNAM, directora del departamento de psicofisiología y neuropsicología en la facultad de psicología de la UNAM…donde también se nos comunica que “…su área de interés es el estudio de las relaciones entre el cerebro y la conducta humana”

El título del texto:
MENTES ASESINAS ¿Mentes Asesinas? Las mentes, nunca –que yo sepa- han asesinado a alguien. Mente, fue lo que (deficientemente) se tradujo por psiqué, donde los griegos nombraban el halito de vida, ahí donde la escolástica medieval entiende por alma (según el cristianismo) en la actualidad, las neurociencias –y ese será el enfoque a lo largo de todo el texto- entienden por mente, una entidad de base neuro-fisio-psicológica, es decir el efecto de la interacción de esa parte del organismo…de ahí lo de las relaciones entre el cerebro y la conducta humana”. Es más pertinente, en cuando que lo que se denomina psiqué, desde la psicología académica, es la conducta.

Eso nos lleva a la frase: “La violencia en tu cerebro”. Violencia, según el diccionario de la Real Academia de la lengua, es una “fuerza grande, intensidad”; “Abuso de la fuerza”; y de forma figurada, “molestia, desasosiego”, por lo tanto “violencia en tu cerebro” se refiere, si acaso, a los impactos craneoencefálicos que pueden sufrirse por un impacto, como los que se ocasionados por una caída o un accidente automovilístico. Aunque parezca absurdo –que de hecho lo es- esa es la única violencia que puede existir en el cerebro: un impacto, un golpe que se reciba en la cabeza; que la mayoría de los casos, se cuentan con tres gruesas capas protectoras, las meninges (duramadre, piamadre y aracnoides) Por lo que sería más adecuado que el texto se llamara –haciendo un juego de palabras, recordemos que los juegos de palabras nos muestran algo, de ahí lo de “Entre broma y broma….” Que las letras que ahí confluyen espacialmente, subiendo y bajando, pueden darnos otros sentidos, como “M-ASE-T-INAS” “MEN-SINAS” o y ´-haciendo más esfuerzo que en lo anterior: “MENTES-SIN-LA VIOLENCIA EN TU CEREBRO” que es hasta donde finalmente se pretende llegar, prevenir toda violencia en operando desde el cerebro, como fue la crítica hecha –por muchos- como Kubrick en A Clockwork Orange, 1962 (La naranja mecánica) y “One flew over the cuckoo's nest”, 1975 (“Atrapado sin salida”) de Foreman, y que diversas películas más recientes han tomado, ya no solo desde el lado de cómo readaptar al sujeto, “quitarle lo violento al cerebro”, hacerlo un ciudadano modelo, bien portado, sino desterrar el dolor, los malos recuerdos, las malas memorias. “Memento, 2000, Christopher Nolan. Bicho de siete cabezas, 2001, Bodansky; Minority Report, 2002, Steven Spilberg (“Sentencia Previa”) (“The final Cut”, 2004, Omar Naim (“La memoria de los muertos”); Eternal sunshine of the spotless mind, 2004, Michel Gondry (Eterno Resplandor de una Mente sin Recuerdos") The Iland, 2005, (“La Isla”) Michel BayA ckanner Darkly, 2006, Richard Linklater (“Una mirada en la oscuridad”) The Bourne Ultimátum, 2007, Paul Greengras.
A la letra: MENTES, sugiere MIENTES. ASESINAS, A-SESINA, tenemos “MIENTES A-SESINA” Completo sería:

Dra. Feggy Osotrosky-Solís
MIENTES
A-SESINA---S
LA VIO-LENCIA EN TU CEREBRO

En el juego de palabras MENTE/MIENTE, ASESINA/A-SESINA. Palabra esta última, con la cual la lengua denomina a alguien muy intelectual, muy “sesina” o así como también se dice de alguien poco inteligente, que es un “seso hueco”

Al ser las MENTES una MIENTES, una ficción necesaria para el surgimiento del sujeto, que por la vía del lenguaje y la imagen, dan la sensación de mismidad, la mente no “viene” naturalmente, sino deviene. Aquí cabría entonces preguntarnos algo básico, si la mente no “viene” sino deviene, ¿Podríamos decir que hay mentes que devienen asesinas? ¿Así como mentes protectoras, trabajadoras, flojas….? ¿Son tales adjetivos determinantes? ¿No estaremos ante una nueva forma de moral, estadística y científicamente aceptada? ¿Cómo leer lo de “en potencia” si se trata del cerebro?

PASEMOS A LA IMAGEN

El contorno de una cabeza obscura, desprovista de cualesquier rasgo que singularice, (mirada, ojos, tez, pelo, arrugar, etc.) facciones por las cuales se es conocido y reconocido, pues identifican. En lugar de eso, alambres de púas rodean dando unas diez vueltas, como aprisionando el rostro; en lugar de rostro, se tiene cabeza, y más que eso, el contenido, un cerebro; ni siquiera se dice “los cerebros” en singular, caracterizados por lo diverso, por la diferencia, en vez de eso, la reducción a lo uno del bíos, “un cerebro, tu cerebro”

En el texto se mencionarán algunos casos aparentemente en su singularidad (Juana Barraza, Diego Santoy Riveroll) pero solo como pretexto para da ahí saltar, vía el lugar común de la comprensible preocupación de todo ciudadano por entender los por qués de tales sucesos, la inseguridad, el mundo de hoy, etc., al determinante campo de la especulación intra-craneana, reduciendo al sujeto a “Un perfil” lo que se infiere como causa neurobiológica, con sus respectivos vínculos aparentes con la genética. En lo que respecta al caso de Diego Santoy, todavía antes de que fuera capturado, ya escribían y hablaban los “especialistas” acerca de los trastornos psicológicos y psiquiátricos que posiblemente padecía, solo si se parte de una nosografía ya acabada se encuentra siempre lo que se busca, la otra vía sería interrogar y escuchar, para poder aprender algo de ese caso, y no lanzarle las hipótesis enceguesedoras de la psicología clínica y la psiquiatría, sobre el potencial….¿que? ¿asesino? ¿mal/buen ciudadano? ¿mal/buen gobernante?...

Al desaparecer los rasgos humanos, esos que nos singularizan e identifican, por la vía de la imagen y del lenguaje, entonces los humanos nos animalizamos, es decir, nos volvemos uno con la especie, en donde los cerebros determinan lo que se hace, siente, habla, etc. como una máquina. De ahí las dos frases inferiores: “Todos somos un PSICÓPATA en potencia” y “Conoce los factores que desatan este TRASTORNO DE LA PERSONALIDAD” Es bastante cómico, aunque no tenga nada de graciosos, que aún hoy se sigan empleando esas nociones: la de “La Personalidad” y “Trastorno” Disorder, en inglés, literalmente “desorden”, mientras que trastorno, nombra los nada claros conceptos de, “desorden, confusión, dolor perturbación”

Primero, dejando de lado la noción de PSICÓPATA que posteriormente revisaremos ¿Cómo es que TODOS podemos convertirnos en UNO? acaso ¿Uno somos todos? ¿Todos uno? ¿Uno, cuál?...un único sujeto científico que da cuenta del por qué de todos? ¿Todos para uno y uno para todos? ¿Un cerebro para todos? Y si es así, si todos podemos ser uno ¿De que UNO se habla? ¿Del número 1? O más bien de la noción del sujeto (máquina) universal, ficción necesaria para la construcción de la descripción de la ciencia, para la generación de los tipos de personalidades, los perfiles… ¡Los trastornos! Como entidades puras, deslocalizadas del sujeto singular, histórico. Como es claro para la psiquiatría, la cual siempre ha operado lo psíquico trabajado en función de signos y síntomas, como si fueran causas y no solo efectos, de ahí que para cada sintomatología se tenga que construir una clasificación nueva, sin nada que las vincule. A diferencia del psicoanálisis que conceptualiza lo psíquico en base a una estructura, que para nada es anatómica o fisiológica, sino intersubjetiva, es decir, se produce en las relaciones de los sujetos frente al saber: psicosis, perversiones, neurosis.

Si se nos dice que, “Todos podemos ser un PSICÓPATA en potencia” ¿Cómo saber si no estamos leyendo a uno, que dice que todos somos uno? ¿a un sociopata? Por la sencilla razón, que en el poder del saber tecno-científico, quien enuncia la regla, siempre termina excluyéndose de lo que dice.

Si el elemento común a todos, “lo uno”, es el cerebro, el organismo, y no el cuerpo humano, erógeno, producido al asumir una imagen, atravesado por el lenguaje, ¿Debiéramos de encontrar nuestras claves en una cierta inscripción “pura” en el cerebro, en los genes? ¿Demeritar los mensajes que se dicen haciendo? Esas cosas que por la vía del acto –e incluso sin saber quien lo ejecuta- se dicen, más allá de una cara en serie rodeada de púas.

“Todos somos un PSICOPATA en Potencia” contiene demasiadas falsedades como para no detenerse a detallarlas. Primero, quedó claro que el “todos” que se convierte en “un” o en “uno” radica en la generalización más ingenua, apoyada por la estadística que se presume como instrumento de la evidencia, al grado del absurdo de poder decir, todos somos 1.4% a 95% de Validez PSICOPATA. Reduciendo la diferencia, el caso por caso, a una explicación teórica generalizante, que pretende abarcarlo todo, de ahí que se nos diga, desde la portada, con toda la supuesta autoridad, “Todos somos un PSICÓPATA en potencia”

Con la potencia hay que tener cuidado. Tiene su origen en el cambio del problema del acto criminal (quien ha consumado un delito, un crimen) por el acto en potencia (algo que no ha ocurrido, pero que puede suceder, ¿cómo saber? ¿prevenir? ) En donde ahora el vigilado ya no es solamente quien ha cometido un crimen, sino quien parece sospechoso (léase factores de riesgo que desatan…) es decir, el potencial criminal: el que parece serlo, por su mirada, su raza, religión, sus gestos, la música que escucha, si va o no a la escuela, si sus padres se divorciaron, etc. ¿La noción “Psicopata en potencia” no es ya una nueva forma de discriminación, un ideal Minority Report (2002, Slipberg) Un Mundo Feliz (Aldous Huxley, 1932) Tal noción – la del sujeto peligroso- surgió durante el s.XVIII, concretándose finalmente en los siglos venideros; cuando se establezca el estudio operacionalizable de la conducta humana. (cfr. Foucault, M. Vigilar y Castigar México: Siglo XXI) cuando se inició la lectura de rasgos, factores…”que desatan” los –supuestos- trastornos de la –mal llamada e inexistente- personalidad.

Después, la frase que hace recordar a los merolicos de plaza o a la entrada de los circos, que anuncian e invitan a entrar a la carpa y conocer a los fenómenos, que rompen con al normalidad: “Conozca los factores que de desatan este TRASTORNO DE LA PERSONALIDAD” Factor, es “cada uno de los términos de un producto o cantidad; “elemento condicionante”; “empleado de ferrocarril, encargado de recibir y expedir el equipaje”. Factor o factores, también se les conoce a los elementos que componen la operación aritmética, llamada multiplicación, que a su vez es una suma abreviada. En donde la lógica es muy sencilla, esto por esto es igual a esto.

Es curioso que predomine en la actualidad una especie de matematización (más moral que otra cosa) de lo humano: de ahí que se diga, lo positivo, lo negativo, los factores de riesgo, es decir que variables son más significativas para –como dice la portada- “desatar este TRASTORNO DE LA PERSONALIDAD”

En la siguiente ocasión, abordaremos los elementos de la Contra-portada. Para después ir al INDICE, AGRADECIMIENTOS, PRESENTACIÓN E INTRODUCCIÓN.

camilormz@gmail.com

Monday, October 29, 2007

EL SUJETO, LA ESCUELA Y EL HOSPITAL

Camilo E. Ramírez Garza


“…las realidades del ingreso, la despersonalización sistemática que acompaña al proceso de convertirse en un paciente. Te cambian tu ropa por un pijama blanco anónimo, te ponen en la muñeca un brazalete de identificación con un número. Pasas a estar sometido a normas y regulaciones institucionales. No eres ya una persona libre; no tienes derechos; no estás ya en el mundo. Existe una analogía rigurosa con el proceso por el que uno se convierte en un preso, y todo te recuerda de forma humillante el primer día de escuela”


(Oliver Sacks, Con una sola pierna, 1984)


Tres ámbitos sociales: escuela, prisión y hospital, y uno más que les otorga cohesión, el de la ciencia ¿Qué tienen en común? La reducción u homologación del sujeto a lo “UNO”, a lo “Universal” reducido científicamente a un sujeto abstracto: sea alumno, prisionero o paciente; donde la individualidad –obviamente singular- es borrada y elevada a la formalidad de la abstracción de la definición y descripción teórica (nosolología); de la operacionalización de variables y métodos cuantitativos (educativos, médicos, penitenciarios, etc.) que lo estudian.

Sin tal abstracción del sujeto no hubiera sido posible pasar de los datos de la experiencia al plano formal de las elaboraciones teóricas, basadas en ciertas constantes; de la acumulación de experiencias al procesamiento de datos, por lo tanto la ciencia y tecnología no hubieran tenido lugar, puesto que el sujeto de la ciencia implica la reducción de los sucesos a hechos (variables) operacionalizados, es decir generalizados para una totalidad (muestra, universo) en donde la singularidad es descartada; de ahí que la ciencia pretenda des-ocuparse de cualesquier referencia a la subjetividad, por considerarla perturbadora en dicho proceso científico, tanto como en el científico como en los sujetos a investigar. En el caso de la escuela, describir el mejor método didáctico no en función de cada niño, joven o adulto, sino en función de los programas, resultado de la investigación, aunque ésta haya partido de otros sujetos y otras condiciones, de otros países, se aplica a todos por igual, manteniendo la ilusión que se está educando; en la medicina y el hospital confluyen no solamente enfermedades ideales y desencarnadas, sino condiciones que pertenecen a personas particulares, sujetos históricos poseedores de subjetividad; en ese sentido, su enfermedad no es “la enfermedad” sino un efecto propio que se vive y expresa de diferentes formas, no reducido en la realidad, sino solo en lo teórico, lo estático de los libros. En el caso de la prisión, donde se encierra a los sujetos considerados criminales, a menudo su palabra queda devaluada perdiendo su sentido (etimológicamente reo es quien cuenta algo) frente a las excesivas explicaciones neurológicas de su criminalidad, reduciendo su acto (crimen) al efecto del desbalance de sus neurotransmisores o una supuesta pre-disposición genética, con lo cual se le despoja a su actuar de su sentido: lo que quería decir con, así como su contexto social y económico, incluso político.

En el caso de las llamada depresión y ansiedad la psiquiatría las describe presentando índices de su incidencia (estudios epidemiológicos-estadísticas) es decir, a quién le “da más” factores asociados, síntomas conductuales (somnolencia, se la pasa sentado, no habla con nadie, “deterioro” de sus relaciones sociales y laborales) explicación neurobiológica subyacente y esquemas de tratamiento, descartando la singularidad de aquella persona que padece y sufre algo, a ella en lugar de escuchársele se le explica, pues la pretensión de la ciencia es poder explicar todo lo particular por lo general, haciendo el movimiento inverso, con los peligros que ello implica. Por ejemplo en el caso de Seung-Hui Cho, joven naturalizado norteamericano (aunque se recalca que era originario de sud-Corea) quien asesinara a 32 personas en la Universidad de Virginia Tech el 16 abril del presente año, las preguntas sobre sus causas (¿Por qué lo hizo? ¿Qué lo llevó a cometer ese acto, esos homicidios?) apuntan hacia la singularidad de Cho, son muy válidas, sin embargo las respuestas no provienen del estudio del caso único (testimonio, video, escritos, qué comunica, etc.) sino de las categorías universales de la teoría, supuestamente incuestionable: conductas anormales, impulsividad, neurobiología de la violencia, depresión, bipolaridad, autismo, etc. categorías donde el sujeto particular queda afuera.

camilormz@gmail.com



Wednesday, October 03, 2007

¿”EL SUICIDIO” O LOS SUICIDIOS?

Camilo E. Ramírez Garza

Suicidio, proviene del latín suicidium (Sui: de sí, a sí; Cidium: acto de matar; caedere: matar, cortar) tal voz es de aparición tardía (s. XVIII) vinculada a la de Ego - y a la tradición judeocristiana- con la cual se nombra al sujeto, diferente de la griega, ύποκίμενον (hipokeímenon) que es el sujeto del enunciado, por lo tanto podemos decir que el suicidio empezó a existir a partir de tal significación, antes no se entendía de esa manera, por lo tanto dichas muertes eran inscritas en otro referente, por lo tanto no creaban síntomas y sufrimientos como los actuales.

Así como la muerte es parte de la vida, el suicidio es parte de la vida y las sociedades modernas que se pretenden organizar y regular mediante procesos estadísticos en base al control y la producción. Sin embargo en las estadísticas no “caben” las historias particulares, ni los actos concretos, ni mucho menos el sufrimiento.

Puesto que al hablar de suicidio no se trata de una vida en lo singular, sino de “La Vida”, se dirá “El Suicida” “El psicótico” o “El bipolar” (Como si solo fuera “UNO” encarnado por muchos) que atentó contra su vida o que no cuida su salud, como si LA VIDA y LA SALUD fueran entidades abstractas (universales, estadísticas y científicas) que hay que proteger de los sujetos que las portan, de los humanos que las afectan y no las cuidan. También se dirá que se trata del fenómeno de la violencia o del Bullying, como si con ello se dijera todo, elevando a lo Universal (una respuesta para todo) las razones de las preguntas particulares del caso en sí: ¿Quién? ¿Qué sucedió? ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Por qué? ¿Qué nos dice? ¿Cómo leer ese mensaje? ¿Qué efectos produce?...

El miedo y molestia con quien se quita la vida, pues es visto como un criminal. P.e. se le habla amablemente, intentando negociar que se baje de la torre o de la cornisa, que se quite la pistola de la sien, para después amagarlo, tumbándolo al piso, esposándolo, deteniéndolo e internándolo, ¿bajo que cargos? ¿Cuál es su delito, su crimen? ¿Querer salir del mejor de los mundos posibles? ¿Negarse a vivir para producir y pagar, negarse a la sacrosanta salud? ¿Cómo alguien querría estar “mal”? ¿Ser peligroso para sí-mismo, para los demás?

Las respuestas no se dejan esperar, igual se habla de una supuesta psicopatología suicida, con una base neurobiológica subyacente, que de genes y factores de riesgo asociados: buscando la supuesta e imposible existencia previa del “ser del asesino” (de otros o de sí miso) o al menos en ciernes; que si por la música o los video juegos, etc. Para lo cual se entrevista a familiares, conocidos y amigos, así como a “especialistas” se hacen mesas redondas, buscando las “claves” -actividad “detectivesca” a priori- que se sabe de antemano que se encontrarán. Luego el cerebro y sus fluidos, que si bien participan y soportan estructural y fisiológicamente el cuerpo, no causan ni mucho menos motivan lo que se hace y dice; al contrario, el cuerpo es ya un efecto, por no decir producto, del lenguaje y la imagen, por ello es que se comporta de maneras extrañas a las nociones orgánicas que se pretenden, puras y formales, que descartan y desconocen, cuando no niegan, el paradójico deseo que atraviesa lo humano.

Estudiar con seriedad el suicidio, así como cualquier cosa de lo humano, nos lleva a interrogar el caso en lo particular, en su singularidad, entonces tal vez podamos saber algo de los mensajes de sus actos. Pues todo acto dice cosas, se puede leer. Mientras que la moral y ciertas psicologías clínicas y psiquiatrías de lo universal, aplicadas a todos los casos, aplasten el deseo y sufrimiento singulares, otorgando únicas explicaciones (cerebro, genes, bullying) a base de la cuantificación de variables, supuestos factores de riesgo, etc. e intentando prevenir mediante un mayor control y vigilancia (test psicológicos, pruebas, antidoping, pruebas de scanner, etc.) donde todo es visto como sospechoso, se estará garantizando encontrar (producir) eso mismo que se quiere pre-venir: pues toda prevención es en cierta forma una anticipación.

camilormz@gmail.com

Monday, September 17, 2007



PSICOANÁLISIS: la cura por la palabra


Camilo Ramírez

El sujeto del que se ocupa el psicoanálisis es el sujeto del Inconsciente, sujeto que se hace decir (metafórica y metonímicamente) en los síntomas, sueños, lapsus, olvidos, chistes…sujeto que se teje en su lenguaje del cual el individuo experimenta no saber nada, aparece la duda sorprendiendo (¿Por qué me sucede siempre esto?) por lo tanto la cura analítica se encarga de leer los sentidos cifrados, por la resonancia de lo que se dice entre analista y analizante.

Desde tiempos inenarrables la palabra ha sido sagrada: expresión de conjuros (maldiciones, bendiciones) símbolo, bálsamo que calma y construye realidades; vehículo y herramienta del pensamiento, hacedora de sentimientos. Las palabras tejen realidades, incluso algunas tribus sudamericanas utilizan la misma palabra para designar hilo y lenguaje, pues “el tejido no es otra cosa que un texto” (Ana Baños, revista Textura, 2006) Así, habitados por el lenguaje, las palabras nos arropan y nos van tejiendo e hilvanando; nadie las posee, solo son, nos pre-existen.

El psicoanálisis -inventado por Sigmund Freud- hace su descubrimiento e invención a partir de LEER en el cuerpo, los sueños, las fantasías, los olvidos, los errores al hablar, los padecimientos… otros sentidos cifrados; planteándose la cuestión central de que dicen cosas, comunican algo, pues portan un decir, que quien lo porta no sabe nada; sino más bien, titubea, flaquea, busca y no encuentra. A eso que expresa un Saber, sin saber que se sabe, le llamó Inconsciente. Por lo tanto “El Inconsciente es un Saber estructurado como un lenguaje” (Jacques Lacan) lenguaje, al que puede írsele encontrando su forma de tejido particular, el cómo se articula en la producción de lo humano: la subjetividad compartida, la forma de ser, pensar, la identidad, etc.

Si al hablar se tejen realidades que expresan lo que se vive y padece, se piensa y se siente; lo que se desea hacer, es sobre ese tejido del decir, que el cuerpo también participa, expresando sentidos, así como ha dicho Freud sobre el soñante “Es como si soñara en otra lengua” (Interpretación de los sueños, 1900) una lengua hecha de imágenes y secuencias, con la lógica de una metáfora y metonimia particular, en donde en los sonidos de las palabras que van tejiendo la narración del sueño “resuenan” otros sentidos cifrados en las mismas palabras, como al decir “Sueño con una mecedora a un lado mío, entonces hay tres personajes, pero es como si hubiera uno solo…” se identifica el “Me-cedo aún y tres personajes” Ese sentido, aparece por un giro de sentido producto de la multi-significación de las palabras, hechas sonidos que se enlazan (tejen) a otros, como en los chistes y el humor: un elemento sugiere (sorpresivamente) otro, produciendo la risa y el sentido que ya estaba contenido en la frase, pero porque no se le había leído de esa forma, no se lo había visto, como el Saber Inconsciente, que está en la superficie cifrado articuladamente, y que puede leerse; eso es la Asociación Libre: un ir tejiendo sorprendiéndose con lo que “se va” tejiendo como sentido encontrado, que resuena; puesto que al hablar también escuchamos, “nuestro” decir se vuelve algo aparte, es el decir que me comunica algo, como la experiencia de ir hablando y hablando y que nos vayan “cayendo los veintes”

Al ocuparse el psicoanálisis del sujeto del Inconsciente, que porta un Saber que es un lenguaje que el sujeto no sabe (ignora) y que precisamente “el hacer conciente” implica tomar nota del mensaje cifrado (tejido) en los sufrimientos, los sueños, los dichos, los olvidos, los errores…es que se introduce una nueva forma de escuchar: ya no se trata de escuchar (interpretar) los procesos del organismo, el estado de su anatomía, los signos y síntomas, como expresión de una enfermedad, sino de escuchar un cuerpo que se hace decir, expresa y habla de una forma particular –es un lenguaje- y que para cada cual será diferente. Por ello el psicoanálisis no puede reducirse a formulas y explicaciones generalizantes de lo humano (explicaciones estadísticas, neurológicas y genéticas) sino al estudio y escucha del caso por caso: el ir tras la escucha del mensaje deseante que se cifra de una manera singular en el cuerpo, los sueños, la fantasía, los olvidos, los lapsus, los chistes, el pensamiento, el hacer y el decir

camilormz@gmail.com

Monterrey, Nuevo León, México
10 Septiembre 2007

Monday, September 10, 2007

CINCO PREGUNTAS SOBRE
PSICOANÁLISIS

Camilo E. Ramírez Garza*
Recientemente un grupo de profesores de secundaria, me hacían las siguientes preguntas:

“Se dicen muchas cosas sobre el psicoanálisis, que si recordar la infancia es importante, que si se usa un diván, que si es un tratamiento muy largo y muy caro; que si está obsoleto, pero 1) ¿Qué es el psicoanálisis? 2) ¿Para qué sirve? Actualmente hay muchos psicólogos y psiquiatras, en todos lados se habla de psicología, terapias y psicoterapias: terapia de juego, cognitiva conductual, modificación de conducta, hipnosis, terapia sistémica, terapia de constelaciones familiares…3) ¿Hay alguna diferencia entre estas y el psicoanálisis? 4) ¿En qué casos se recomienda el psicoanálisis?

Los interrogantes siempre nos hacen reflexionar y avanzar, no solo sobre nuestra labor clínica psicoanalítica, sino sobre el cómo transmitimos (lo logremos o no) lo que hacemos, y principalmente, cuáles son los efectos de dicha transmisión. A menudo los ámbitos de dicha transmisión comprenden grupos de estudiantes o personas con ciertas nociones sobre el psicoanálisis, interesados en el mismo (estudiantes de psicología, filosofía, letras, filósofos, sociólogos, artistas, etc.) lo cual, de alguna manera facilita la presentación y discusión de ciertas premisas y contenidos sobre lo qué es el psicoanálisis, cómo sustenta su actuar en la clínica, hacia lo que señala su funcionamiento, digamos su lógica, sus aportes. Las dificultades -al menos en lo personal, ante estás cuatro preguntas- son, el exponer a un grupo de personas sin conocimientos o ciertas nociones (digamos teóricas y clínicas) sobre el psicoanálisis. ¿La clave? Partir justamente de los hechos de la vida cotidiana ante los cuales todos podemos reconocernos, ir de los asuntos a la abstracción teórica.

En 1901 Freud presentó un trabajo titulado Psicopatología de la vida cotidiana[1] donde abordó situaciones tan comunes como los olvidos, lo errores al hablar, el cambiar una cosa por otra, etc. y cuatro años después se ocupa de investigar el Chiste y su relación con lo Inconsciente, el humor y la agudeza con aquello que no se quiere reconocer ¿Quién rechaza un buen chiste? ¿La risa?... Dichas producciones netamente humanas nos pueden dar la pauta para abordar nuestras cuatro preguntas.

Ello es difícil de encontrar (ninguna noción o referencia al psicoanálisis[2]) al menos en lo que a occidente se refiere, pues toda la cultura a partir del siglo XX está impregnada de nociones psicoanalíticas: el significado y sentido de los sueños, el Inconsciente, la histeria, los lapsus lingues, ¡esos errores y deslices al hablar!; tales nociones son recogidas por la política, la sociología, las artes (literatura, cine, pintura, teatro, poesía, etc.) la sociología, la antropología, la historia, la historia de las religiones, etc. Por lo cual, al hablar de psicoanálisis es difícil no encontrar en el auditorio alguna referencia o imagen, por más vaga que esta sea, o al menos la referencia a la persona que tuvo el genio de escuchar e inventarlo: Sigmund Freud[3]. Estas pueden ser, desde los clásicos clichés: la foto de medio perfil de Freud, con el puro en la mano; la fotos de su diván, ahora expuesto en el Museo de Londres; y el psicoanalista posterior congelado en su imagen, medio a la Freud o al intelectual subversivo, con lentes y barba, anotando atentamente todo cuanto la persona que está recostada en el diván va diciendo[4], o el “facia poker” impecable de la figura del psicoanalista Neoyorquino, como se le ve en muchas películas; las referencias más comunes sobre el Complejo de Edipo, como rivalidad y amor-odio entre los padres y los hijos, mismos que tendrán que renunciar a dichas relaciones incestuosas; así como la referencia al Inconsciente, como eso que no se dijo ni hizo pero que se quería hacer, ese sentido que se escapa en lo que se hace “sin querer queriendo”, etc. etc. Son tales, algunas referencias que se inscriben en la cultura, en lo que se dice todos los días y que dan forma a las nociones que se tienen del psicoanálisis. Lo lamentable es que tales figuras distan mucho de expresar lo principal del psicoanálisis.

A continuación se presentan (los intentos de) respuestas a cada una de las preguntas. Ya que al hablar, solo podemos hacerlo como un medio decir.

¿Qué es el psicoanálisis?

Sería, como en muchos casos, más sencillo iniciar diciendo lo que no es el psicoanálisis. El psicoanálisis no es una psicoterapia en sentido estricto, tomando en cuenta el sentido de la palabra “psicoterapia” pues no busca rehabilitar o enderezar, algo que está “mal” o “enfermo”, “inadecuado”, “trastornado” o “anormal”; tampoco es una consejería o platicas donde se le dice a la gente lo que debe o no debe andar haciendo. El psicoanálisis surge por una pregunta clara, en el vacío de un saber, en la ausencia de una comprensión sobre que le pasaba a la histérica. La medicina de 1800, así como la de ahora, reducida (especializada) al estudio del funcionamiento particular de su campo, poco sabe del sentido y significado de lo que padece la histérica: pues la ha reducido a una paciente que finge sus dolencias; que va de medico en médico, sufriendo en su cuerpo dolencias, parálisis y anestesias diversas, considerara como una simuladora, pues al examinarla, descubrían que “no tenía nada” simplemente “estaba bien”. Freud se planteó el hecho de que, si supuestamente no les pasaba “nada”, era solo según el enfoque médico, por lo que decidió investigar, qué otros sentidos, es decir, a que otra lógica podrían obedecer sus padecimientos; al inicio tuvo la ocurrencia de que tal vez los síntomas histéricos (anestesias, parálisis, dolores, etc.) adscritos a ciertas partes y funciones del cuerpo (garganta, piernas, ojos, cabeza, etc.) podrían suceder porque el cuerpo estaba representado psíquicamente de una manera común[5], de tal manera que al entrar en conflicto con ciertas ideas o situaciones, se activaban ciertas representaciones o ideas relacionadas (enlazadas) con la zona del cuerpo, como por ejemplo la boca, la garganta, los ojos, etc. realizándose así, el pasaje de un problema o conflicto en lo psíquico al cuerpo (Umbsetzen) proceso llamado conversión.[6]


Al principio, se suponía que lo que ocasionaba tales síntomas era una vivencia traumática, algo muy difícil de entender y lidiar (teoría del trauma) después, el acento sobre la causalidad de los síntomas pasó a ubicarse en la fantasía; sin embargo se mantenía el descubrimiento de que los síntomas histéricos poseen sentido, son expresión –digamos encarnada, como un performance- de algo, dicen cosas, por lo tanto se puede leer algo en ellos, a la manera de un jeroglífico, pero desconocido para quien los padece. Y no solo los síntomas histéricos, sino también los sueños, los olvidos, los lapsus… ¡Todo lo humano! De ahí que el psicoanálisis, iniciado en la atención clínica de las pacientes histéricas, desborde hacia el conocimiento de lo humano en general; en ese sentido, lo que produce el psicoanálisis no es solamente un método, la cura psicoanalítica, sino una forma para investigar lo humano, lo humano constituido por lo Inconsciente.

¿Y qué es lo Inconsciente? Lo Inconsciente es un Saber que no sabemos, pero que podemos conocer. Se manifiesta cuando algo falla, cuando sorprende: cuando decimos o hacemos una cosa que no queríamos decir o hacer; cuando no entendemos sus razones, el sentido de lo que nos sucede, o sobre lo que soñamos, sentimos, sufrimos, cuando nos enamoramos y disfrutamos y padecemos todos los juegos del amor… son todas esas manifestaciones que nos muestran nuestra fragilidad y limitación: cuando las palabras no alcanzar a expresar plenamente lo que queremos decir, o lo que se nos escapa en la interpretación (malentendido) del otro; todo el embrollo que se produce por ser seres hablantes, como el hecho de asumir la imparable muerte.

Jacques Lacan, psicoanalista francés, lo expresó de la siguiente manera “El Inconsciente es una Saber estructurado como un lenguaje” En ese sentido, Inconsciente es un Saber, pero si entonces es un Saber, por qué no lo sabemos, decía Freud medio en trabalenguas “El sujeto sabe, pero no sabe que sabe” Portamos un saber, pero no sabemos que lo portamos, el psicoanálisis apunta a que quien se analiza pueda advertir su Saber articulado como un lenguaje. Un lenguaje que no se habla –digamos- con la lógica de la comprensión racional de la lógica científica, de las premisas derivadas de la máxima cartesiana “Cogito ergo Sum” (“Pienso luego existo”) sino con otra: la del Inconsciente. Ese será el sentido del descubrimiento e invención del Psicoanálisis: que los sueños, síntomas, lapsus, olvidos, chistes…poseen sentido, es decir hablan, dicen cosas, poseen un saber (sobre el propio deseo) son estructuras –formaciones del Inconsciente, dirá Lacan- que pueden leerse, a la manera de una poesía, (metáfora y metonimia) un chiste, el humor… pero a condición de no ser leías mediante reglas (teóricas) estáticas, como decir “Esto significa esto y esto otro, esto otro”, sino que para cada cual significarán cosas diversas, cada (sujeto del) Inconsciente se manifestará en cada persona, según su imagen y sus formas de hablar; el Inconsciente se las ingenia para hacerse decir ante quien pueda escuchar, cifra el sentido, como en los chistes.

El Psicoanálisis ciertamente trabaja con la palabra, pero no es la palabra del logos cartesiano [“(Yo) Pienso, entonces luego (Yo) existo”] sino aquella que apunta hacia su sentido significante -los juegos de sonido y resonancia de un decir que dice otra cosa.[7] Si en el psicoanálisis se habla, la persona relata cosas al psicoanalista y este escucha, también el que habla puede escuchar lo que dice, su decir, y en esa resonancia y sorpresa de su propio decir, encontrar otros sentidos, puesto que su decir no solamente es el decir, sujeto a la voluntad y control racional del que lo dice, como quien dice: “Yo quiero decir esto….” y termina diciendo otra cosa, siempre se termina diciendo otras cosas; sino una palabra vacilante que muestra disimuladamente “otra cosa”, enlazada a otros sonidos e imágenes, de pronto se dice otra cosa: como cuando alguien dice, “¡Me siento el ser más miserable del mundo” y el analista le dice: entonces deje que su ser hable (mi-ser-hable) algo que estaba ya en la frase, pero sin estar del todo, estaba articulado de manera cifrada. Como en el sueño de la Mecedora y los tres personajes, en donde Me-cedo- en parte a cada uno, en cada uno de ellos reconozco lo compartido.[8]


¿Para qué sirve?

¡Para nada! (risas, muchas risas). Bueno, no es que no sirva para nada, sino que al menos no se plantea una utilidad a priori como decir, el psicoanálisis sirve para x, y,z, a, q, w….Sin embargo, podríamos decir que emprender un análisis es una experiencia sin igual, en donde la persona puede tener la posibilidad de advertir el funcionamiento del Inconsciente, su escritura singular: los significados de sus sueños, sus padecimientos, sufrimientos…sus avatares de la vida y del amor; los juegos y efectos del devenir ese sujeto humano en particular (como es como piensa, siente, hace, dice…desde esa noción ficticia –necesaria- que es su Yo) se dice fácil y muy brevemente, pero se requiere de tiempo y esfuerzo, pues no se trata de explicarle –con razonamientos- a la persona en análisis, el tal o cual cosa es causado porque…. Por ello, el psicoanálisis es una experiencia (Así es “¡El Ello es una experiencia!”) atravesada por la sorpresa en la escucha y lectura de ese decir de otra manera (en sueños, síntomas, lapsus, etc.) el cómo se expresa un sentido de forma cifrada, donde las claves para ese desciframiento las porta –sin conocerlas- (Ahí está el “sabe pero no sabe que sabe”) el mismo sujeto analizándose. De ahí que la “asociación libre” implique el decir todo, por más disparatado, ilógico y vergonzoso que parezca, deja a un lado la ideología, la razón y la moral, trabas que sujetan y dirigen el pensamiento conciente. El psicoanalista lo que hace es escuchar esos otros sentidos, su función es la de un lector particular. ¡Pero cuidado! no se trata de poner un sentido o de decirle a alguien, esto que usted dice o sueña, significa esto, y esto, esto otro, como en esos supuestos diccionarios de sueños que dicen que soñar con agua significa tal cosa, y soñar con escaleras, esto, para todas las personas por igual, como lo hacen ciertos paradigmas de la psicología que asumen un sentido universal ante la presencia o ausencia de cierto rasgo en un dibujo, etc. Como en las dichosas señales de alarma o factores de riesgo –tan en boga hoy en día- “Si ves que tu hijo hace esto o esto otro, entonces, cuidado, podría tratarse de…” O decir que si un niño se hace pipí en la cama es porque alguien abusó de él; o que si alguien está triste en realidad está contento por dentro, etc. El psicoanálisis no funciona así, no asume ni presupone sentidos en el otro, en ese sentido no adjetiva o diagnostica algo como “malo” “bueno” “aberrante” “trastornado”…sino leer el sentido de eso que se dice y habla en el síntoma, el dolor, el padecer, la enfermedad, etc.

¿Hay alguna diferencia entre estas (psicoterapias) y el psicoanálisis?

¡Claro! Y es abismal. Pues radica en la noción de sujeto con la que cada psicoterapia funciona; habrá algunas en donde se considere a lo psíquico en paralelismo y correspondencia con lo médico, por ejemplo, si alguien se enferma del cuerpo, también se puede enfermar de la mente, la noción de lo patológico y del trastorno (normal-anormal) trasladado a lo mental, planteando la noción de lo psicopatológico, aberrante, degenerado en la mente o en las conductas, que tiene que ver más con lo moral y religioso; que supongan que el sujeto tiene que ser “enderezado”, rehabilitado a partir de que adquiera una serie de estrategias o mejore en cierta forma y medida. Por lo tanto la posición del psicoterapeuta será muy diferente a la del psicoanalista, puesto que el psicoterapeuta supone que posee un saber del como ser y hacer, las maneras saludables, correctas y adecuadas al medio (adaptación laboral y económica en la “salud”, que el paciente puede hacer determinada cosa, como señal de salud) aunque puede variar en las particularidades; mientras que el psicoanalista escucha sin pensar ni suponer por el otro, puesto que está advertido de los juegos de la alienación: que toda suposición plantea una (su) posición de quien la enuncia, una mirada que sugiere adjetivos que califican y etiquetan, que le hagan a las cosas ser algo determinado, como decir “Usted lo que tiene se llama….” O “El 35% de las personas que padecen depresión…” “Los niños que padecen déficit de atención, presentan una disfunción en el lóbulo x” en donde se borra el sentido y expresión de la singularidad, creando un sujeto único, reducido al Bios, a lo animal, a la especie, diferente al ser del lenguaje, del Inconsciente, del que se ocupa el psicoanálisis.

En los paradigmas médico, psicológico y psiquiátrico, se operará a menudo con dichos principios, por ello el psicoanálisis –aunque asociado a tales discursos- no tendrá nada que ver con ellos, ni en su sentido histórico, ni en sus postulados y formas de conceptualizar y entrar en relación, tratar al sujeto; la única asociación es política y –digamos- profesional, puesto que en la actualidad en las escuelas y universidades de psicología y medicina hay clases de ciertas nociones sobre psicoanálisis.

Resumiendo, al decir “del sujeto del que se ocupa el psicoanálisis, es el sujeto del lenguaje, por lo tanto del Inconsciente” expresamos el sentido y fundamento de la práctica psicoanalítica: que los síntomas, el sufrimiento, el padecer, lo sueños, los lapsus, los olvidos… (Todas esas cosas a las que en ocasiones no se les ve ningún sentido, ni razón lógica) poseen sentido, hablan, son estructuras para leerse. El Inconsciente se comunica, expresándose de diversas formas, en sonidos y en imágenes.

El sujeto del que se ocupa la medicina, la psicología y la psiquiatría, es a menudo solo un sujeto biológico, en donde se opera con el supuesto de que las causas de lo que se vive, padece, hace, siente…están dadas por el funcionamiento del organismo o la mente, a la que le subyacen procesos igualmente orgánicos o conductuales: cerebro, sistemas, aparatos, genes, mente, reacciones, conductas, etc. O solo se reconoce al sujeto como una interacción o suma de factores y aspectos múltiples, provenientes de lo social, lo biológico y lo psicológico, los llamados grupos multidisciplinarios que inician y terminan en monólogos, así como por no decir ni entender nada, solo planteando el ideal –lugar común- humano de la suma de todo. Como en la actualidad -los lugares comunes causales- todo tiene que ver con la autoestima y el estrés; la depresión y ansiedad y la drogadicción.

¿En qué casos se recomienda el psicoanálisis?

En todos los casos, independientemente de las causas y as características, puesto que como hemos dicho, el psicoanálisis se ocupa del sujeto del lenguaje, del sujeto que habla y está afectado por la imagen, de un cuerpo que habla; de que Eso (sueño, síntomas, lapsus, sufrimiento, conflictos, etc.) habla. No interfiere, en cuanto que no se ocupa de influir directamente en el organismo o en la mente (medicina, cirugía, consejos) sino en el cuerpo, puesto que el cuerpo es una noción humana, producto de la imagen y el lenguaje, del Saber Inconsciente. En ese sentido, el peligro en la actualidad es que el cuerpo quede reducido al solo organismo, que todo se pretenda resolver por esa vía (genética o cerebral) en donde lo que alguien imagina y dice no importan, sus palabras ya no cuentan (símbolos) puesto que dicen más las pruebas de laboratorio (por ejemplo, la prueba de Anti-doping escolar, a aplicarse en secundarias en México) en ese sentido, lo humano constituido por lo diverso, ahora es rebajado a lo Uno de la biología. Un dato que nos puede dar algunas claves del por qué hay menos cultura y más regulación Biopolítica aplicada al derecho y la educación, más acorde a la noción económica y política de la globalización (si los cuerpos son el uno, ni importan por lo tanto sus diferencias, solo se aceptan ellas –las diferencias- si son turísticas, comida, música, etc.) en donde, justamente, las culturas al ser expresiones de lo particular (usos y costumbres, idiosincrasias, tipo de trabajo, sexualidad, deseo, etc.) son obstáculos para el “libre” flujo del capital.

camilormz@gmail.com



* Psicoanalista. Profesor Facultad de Psicología Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) camilormz@gmail.com


[1] Freud, S. (1901) Psicopatología de la vida cotidiana. Obras Completas. Tomo VI. Buenos Aires: Amorrortu.


[2] En el habla corriente, en todas las artes (cine, las metáforas, la literatura, pintura…) Una de las más recientes es la plasmada en la trilogía de The Matriz (1999, EUA) de los hermanos Wachowski, en donde al personaje del Arquitecto se le confieren ciertas similitudes con Freud, no solo en su aspecto (físico, barba, ropa, etc.) sino en la función que desempeña: la de ser el creador del programa que organiza la Matrix, y principalmente, quien le revela (como durante una análisis) a Neo, el enigma de su misión y existencia, digamos el sentido de su Yo.


[3] Existen en castellano muchas referencias en la música, por ejemplo las letras de Ricardo Arjona con “Ella vive conmigo en mi inconsciente…” y Ahora la cantante juvenil Belinda con su canción “Ni Freud y tu mamá” y la reina del pop, Madona, como parte del soundtrack de la película “Die another day” del agente 007 con su coro “Sigmund Freud Analyse this..this…this” y “ Shakira, con su reciente producción titulada “Fijación Oral”


[4] Esta imagen: la del psicoanalista anotando en una pequeña libreta lo que su paciente le va diciendo, es por demás equivocada, es más, es lo más anti-psicoanalítico que existe, pues contraría la escucha, así como el grabar las sesiones en algún medio electrónico, como lo acostumbran algunas personas en EUA, debido al estado legal y de demandas.


[5] Cfr. Freud. S. (1924) Presentación Autobiográfica. Obras Completas. Tomo XX. Buenos Aires: Amorrortu, pp. 13 y sigs.


[6] También Freud utilizaba la palabra alemana Umsetzungen, que literalmente significa: “plantar en otro lugar” “cambiar de sitio” (Cfr. Freud. S. (1917) Sobre las transposiciones de la pulsión, en particular del erotismo anal. OC. Buenos Aires: Amorrortu) Ya en la Interpretación de los sueños (1900) empleaba la referencia a Umscreiben (Umschrif) para hacer referencia a la reescritura, la retranscripción del material psíquico (representaciones) de un sistema a otro, por ejemplo del sistema conciente al inconsciente y viceversa. (Cfr. Freud, S. Fragmento de la correspondencia con Fliess. Buenos Aires: Amorrortu. O.C. Tomo I, Carta 52 pp. 274. 1892-99)


[7] “El síntoma subsiste en la medida en que está enganchado al lenguaje, por lo menos si creemos que podemos modificar algo en el síntoma por una manipulación llamada interpretativa, es decir, que actúa sobre el sentido” (Lacan, J. El Seminario de Lacan. 23 El Sinthome Buenos Aires: Paidós, pp.40 y sigs.)


[8] “El sueño de la mecedora y los tres personajes” Sueño soñado por Camilo Ramírez, en la noche del lunes al martes 4 de agosto de 2007.

Thursday, August 30, 2007


SOBRE ALGUNAS CONCLUSIONES DEL
VIRGINIA TECH REVIEW PANEL


Por
Camilo E. Ramírez Garza


El día de hoy, 30 de agosto de 2007 por la mañana, en el estado de Virginia, EUA, se dieron a conocer los resultados del Panel encargado de realizar las investigaciones entorno a la masacre en el Politécnico y Universidad del Estado de Virginia (Virginia Tech) el pasado lunes 16 de abril de 2007, por un joven de 22 años, estudiante de la Universidad, Seung-Hui Cho. Dicho reporte es presentado por Timothy M. Kain, gobernador del Estado de Virginia, EUA

El documento íntegro, puede descargarse en formato PDF directamente en la página del gobierno del estado de Virginia:
http://www.governor.virginia.gov/TempContent/techPanelReport.cfm

Por otro lado, la versión electrónica del periódico The New York Times, muestra una secuencia gráfica de la supuesta reconstrucción de los hechos, a la luz de tales resultados del Panel, por demás interesante:
http://www.nytimes.com/2007/04/17/us/20070417_SHOOTING_GRAPHIC.html?ex=1188619200&en=fb453a2c7d7e3c77&ei=5070

A continuación analizaremos algunas de las conclusiones de tal estudio, tomando como referencia el artículo “Kaine Embraces Criticism of Va.Tech in Panel´s Report” de Amy Gardner, Sari Horwitz y Tim Craig, escritores del equipo del periódico The Washington Post, en su versión electrónica washingtonpost.com, publicado el día de hoy, jueves 30 de agosto de 2007. Mismo que puede consultarse en:
http://www.washingtonpost.com/wpdyn/content/article/2007/08/30/AR2007083000908.html?hpid=topnews

Primeramente se señalan dos cosas: por un lado el hecho de que ninguna de las autoridades de la V.Tech haya advertido el crecimiento de los problemas mentales de Cho; y por el otro, el gobernador Kaine, felicita a los cuerpos policíacos por su pronta respuesta. A pesar de que el mismo Panel señala en su documento, el hecho de la ineficiencia y lentitud en la respuesta ante la masacre (pasaron dos hora entre las primeras dos muertes en los dormitorios West Ambler Jonson Hall y el pabellón de ingeniería, Norris Hall, donde Cho diera muerte a las otras 31 personas, incluyendo a sí mismo.); en múltiples videos se puede apreciar como los medios de comunicación llegaron primero, para tomar la llegada posterior de los distintos cuerpos policíacos y paramédicos; los videos tomados con celulares por los mismo alumnos surcando la Red muestran lo mismo.

En la rueda de prensa el gobernador va más a tras, lanzando una responsabilidad compartida, “La responsabilidad es una combinación de responsabilidades” –señaló. Además hizo mención sobre el record de atenciones de Cho, entre las diferentes escuelas y servicios asistenciales, concluyendo, que si la familia de Cho, los servicios de la escuela elemental y superior, The Fairfax County Public School, lo hubieran proveído de una ambiente estable, soporte y un adecuado tratamiento, durante los primeros años de vida, entonces…. “Muchas personas se dieron cuenta de las dificultades de Cho, pero no hubo un mecanismo efectivo para presentar (comparitr ¿Entre lo pùblico y lo privado?) la información y tomar las medidas” –declaró el gobernador.

Es decir, ninguna información sobre los antecedentes de Cho fue otorgada a las autoridades de Virginia Tech. Situación que alarmó a algunos de los familiares de las victimas.

Por lo que las tres medidas planteadas a futuro, a fin de poder “reducir los riesgos” de que algo similar vuelva a suceder, -al menos como intención, serían:

1) Hacer la petición a las familias a que hagan públicas las condiciones de sus hijos: El gobernador “Kaine dijo que las agencias del estado y los educadores, así como los padres, tienen la responsabilidad de comunicarse mejor…imploró a los padres -viendo a las cámaras- decir a las universidades y a los colleges acerca de las dificultades y problemas de sus hijos[1]

2) Impulsar leyes que puedan establecer mecanismos para que diferentes agencias educativas y de salud, puedan compartir información sobre el estado de salud, en particular el mental, tales como registros de entrevistas, problemáticas previas, en vías de conformar un historial, así como modificar los protocolos de información de la seguridad en los campus educativos[2]

Sobre el como se hubiera evitado:

“El reporte, entregado a noche, concluye que las vidas hubieran podido salvarse, si los oficiales hubieran lanzado la alerta antes de que Cho llegara al campus. Si Cho hubiera asistido al centro de consejería del campus después de que se le ordenó un juez en 2005, si este centro no hubiera fallado en tratarlo. El reporte del Panel también señala que el centro fue pasivo en el seguimiento, perdiéndose importantes registros de las visitas de Cho y las consultas por teléfono con los consejeros” (washingontpost.com 30.08.07) Además de haber cancelado las clases ese día.

Además, el reporte señala un supuesto –lugar común- “Cho había iniciado una misión llena de fantasías de venganza” Uno de los familiares señaló que este reporte realizará un cambio en la consideración de las primeras semanas, en donde la atención estaba puesta en los problemas de Cho, para señalar los aspectos de la institución educativa y los múltiples errores que se cometieron.

Por otro lado algunos familiares de las personas fallecidas, comentaron al respecto su sorpresa de que no le hubieran realizado a Cho, entrevistas, escritos, ni recomendaciones para entrar en V.Tech., así como la imposibilidad de que los resultados de tal investigación puedan devolver a la vida a aquellos que ahora están muertos. El imparable Real sin retorno.

Por ultimo, casi al finalizar el artículo, se señalan algunas hipótesis conocidas respecto al estado de salud de Sheung-Hui Cho. Así como un sumario general de los tópicos del reporte, el esfuerzo conjunto que se realizará entorno a la seguridad en las universidades, el hacer público y compartir (agencias estatales y locales) la información de salud, en particular el estado mental de aquellos jóvenes emproblemados, como Cho. Cito: “The report focuses on several topics, including the University’s actions, Cho´s mental health history and the sharing of information among state and local agencies and colleges about troubled teens such as Cho”

Como vemos, a la reiterada petición urgente de protocolos y/o manuales de cómo responder ante diversas situaciones similares a la acontecida en Virginia Tech, a los asesinatos en las escuelas, platea a las autoridades el desarrollo de estrategias preventivas de corte medico-psicológico, abriendo nuevamente el debate sobre la privacidad, incluso, más que el hecho del afinamiento de las respuestas de los cuerpos policíacos y de seguridad del campus universitario.

En base a lo que se ha comentado, podríamos esperar que dichas estrategias, encaminadas hacia lo futuro (prevención) a partir de ver el pasado de un solo sujeto, o da varios, sigan el mismo rumbo que el del 11 de septiembre (USA Patriot Act, cuyo nombre completo es The Uniting and Strengthening America by Providing Appropriate Tools Required to Intercept and Obstruct Terrorism Act of 2001[3] Es decir, con el objetivo de “elevar” la seguridad del país (o de las escuelas) se lleva a los ciudadanos a otorgar permiso al Estado para que irrumpa en lo privado, investigando lo derivado de lo privado: llamadas telefónicas, registros médicos, crediticios, viajes, inversiones, correo, etc. Como se pretende instrumentar en México con la prueba de Anti-doping, ¿Qué otros mecanismo podríamos entrever se desarrollarán? ¿Un Minotiry Report[4], tal vez?

Habrá que leer el informe completo.


[1] Esta situación polémica sobre el hecho de hacer público el record médico, no solo ha tocado a EUA, sino otros países. En México, el debate se ha abierto por dos flancos: uno, político; durante el pasado sexenio de Vicente Fox, un grupo amplio de legisladores, periodistas y publico en general, abrieron el debate a partir de cuestionar el estado de salud del presidente, partiendo de un sin fin de declaraciones y actuaciones absurdas; otro, es la cuestión de transparencia que toca la ética médica-jurídica. Así como la llamada campaña “Limpiemos México” lanzada por el actual gobierno Mexicano, de Felipe Calderón, que tiene, entre otras iniciativas, la de someter a los alumnos de secundaria a una prueba “Antidoping”, proxima a arrancar en el presente mes de septiembre.

[2] No hace mucho la Nactional Rifle Association, (NRA) comandada por el actor Charlton Heston, envió una propuesta de ley para que se permitiera a los estudiantes ir armados a los campus universitarios.

[3]Puede consultarse el texto integro en http://fl1.findlaw.com/news.findlaw.com/cnn/docs/terrorism/hr3162.pdf

[4] Minority Report (2002, EUA) de Spilberg, es un drama de ciencia ficción que muestra una “limpia” e “higiénica” sociedad regulada en el extremo de la prevención al futuro, desde el presente, donde el objetivo es simple y llanamente, atrapar al criminal antes de que realice el crimen. Ello es posible por unos “videntes” especiales que hacen la metáfora de los supuestos mecanismos -psicológicos y psiquiátricos- de la prevención.

Wednesday, August 29, 2007


EDUCATION IN POSTHUMANITY
In these times, what does mean to educate?


By
Camilo E. Ramírez-Garza


As Freud said, education is one of the imposibles; the other two are, to govern and to psychoanalyze. In spite of being impossible we did not resign to any of the three.

Nowadays education has become, like any other topic in our post-human society, more business than education in its fundamental meaning: requiring a lot of certifications, qualified programs for professors and members of the administration staff, standardized evaluations, goals, the human rights etc. What really means in these times, to educate? Why go to school in these times?

Therefore, their effects are: we have education but without its substance (like Slavoj Zizek has said about others objects, like alcohol, war, sex, coffee… all the decaffeinated life) we have students and teachers, working together -in vain- just in order to conclude the programs, to fill the standards that the protocols of the school system requires.

This situation is possible, at least by three elements: 1) the pure technological illusion, which refers, what students, teachers, educational and political authorities believe (in order to guarantee all the educational goals) all we need is more technology: computers, multi interactive-media, more network systems, and other technology platforms. 2) Standarized programs and evaluations that are separating knowledge from wisdom; this explains why there are a lot of students specialized in how to do, instead of, how and why to become like, we have a lot of information and a little purpose and professors that just repeat the tasks that supra-educational system (computers, laws of education, protocols and evaluation criteria) give them. 3) The illusion that knowledge is separated from political and economical power (see M. Foucault, Truth and Judicial form)

So, in these terms we just have buildings that we have called schools, institutes, universities, etc. We have education, without education, we just have the copy-paste effect in the students work, without reflection and debate, there is a great deficiency of dialogue and authority. It seams like new education is becoming more statistical, pure quantifications of knowledge.

Is there any relation between this operational educative reality with the school shootings (to be listened with bullets) the bullying phenomena, one kind of sadistic and masochism relationships in school, one kind of (possible) love, the proliferation of drug treatments for those problems considered just as “behavioral problems” an apparently “easy” way to correct the “errors”?

The questions are open…


camilormz@gmail.com

The author is a psychoanalyst and professor at The School of Psychology in Universidad Autónoma de Nuevo León, in Monterrey, México. He is also student of doctoral program in Arts and Humanities at Instituto de Comunicación, Artes y Humanidades de Monterrey (ICAHM)

Thursday, August 23, 2007

Fernando Botero, Abu Gharib, 2004

Sobre el llamado Bullying
¿A quien se pega cuando se pega?

Por
Camilo Ernesto Ramírez Garza*

“Nosotros somos los otros de los otros”
Juan Manuel Serrat


Actualmente se habla sobre el Bullying o acoso escolar, incluso con los anglicismos buleador (aquel que maltrata, agrede –física o verbalmente- a un compañero de clases) y buleado (aquel que padece la agresión, directa o indirectamente; identificando los dos polos: el agresor y el agredido; el victimario y su victima, etc.) para nombrar las agresiones que se dan dentro de los planteles educativos. Sin embargo podríamos decir que el Bullying solo existe en EUA, en tanto noción descrita y nombrada en sus causas y efectos con ese concepto. Por lo tanto en México, como en el resto de los países de América Latina a “eso” a lo que se le llama en EUA Bullying no se considera tal, ello no es una precisión lingüística exagerada, dominio de la academia conceptual más rigurosa, sino que el lenguaje no solamente describe y define nociones, sino otorga claras características subjetivas a lo que se considera bajo un concepto dado, y en un determinado contexto social; algo empieza a ser otra cosa donde no era otra cosa o nada. Como por ejemplo, la noción de niños chiflados ha dejado casi de existir, al menos en el norte del país, para dar lugar al Niño con TDAH. En ese sentido, en México, hasta hace unos años existían la madreada, la carrilla, las bromas pesadas, la carrilla, la botana, el cabul, el carro, el mal viaje, etc. y ahora empieza a existir el Bullying, el acoso y violencia escolar. Si antes los alumnos buscaban defenderse de quienes los agredían, buscando que le bajaran a su… darse a respetar mediante la reciprocidad en los insultos y golpes, ahora tales actos son adscritos a una cierta “psicopatología escolar” denominada conductas bullying, en donde a “victimas” y “victimarios” se les otorga apoyo médico y psicológico como tratamiento.

Lo que está en juego en el Bullying es el inherente deseo humano por dominar al otro, al semejante; gozar con su desgracia aunque ésta sea auto-infligida. Que se presente en la escuela no es un signo y síntoma de que algo anda mal en el joven o niño, sino que es síntoma de un suceso social más amplio: expresión de las clásicas tensiones entre los “fuertes” y “débiles” sea por su aspecto físico, ajustado a los criterios de fortaleza-debilidad; fealdad- belleza; de poder económico: pobreza-riqueza; normalidad en al moral y en la forma de pensar y de vivir la sexualidad…los “loosers” en todas las áreas y de todas las edades, que a nadie le gusta ver ni tratar, y que son discriminados. Esos que para otros otorgan imaginariamente la sensación de perfección y superioridad. Los súbditos y los reyes, las estrellas y los fans.

Al considerar el Bullying como un suceso universal se le adjudican causas y sentidos. Cuando los golpes e insultos en la escuela son, para muchos, parte de la integración al grupo, una forma de afecto y placer posibles, de disfrute sobre el otro. Ello no quiere decir que entonces deban permitirse o motivarse, sino que de inicio debemos preguntarnos sobre el sentido de que alguien insulte o golpee a otro, ver cada acto en singular (¿A quién? ¿Cuándo? ¿Dónde? ¿Qué sucedió?) y no conductas psicopatológicas violentas en la escuela, sino expresión del ambiente laboral, deportivo, económico, político, judicial, “adulto” y “normal” de todos los días ¿Cuál es el placer que se experimenta al golpear o dejarse golpear con las palabras o los puños? La burla y los chistes apuntan hacia una debilidad del otro siempre compartida, esa debilidad de la cual también participo, y por ello siento que me mira, por eso río y odio.

El psicoanálisis permite reconocer en lo extraño de la vida (el cuerpo y el sufrimiento; lo incomprensible de sí-mismo y la otredad) las partes propias reflejadas desde el otro, de las cuales uno no se da cuenta. En ese sentido, cuando alguien pega o dice algo sobre otro, ese otro está implicado en el Yo, puesto que éste se formó de un otro. Al divertirse y gozar atacando a otro, se ataca y daña a eso de lo que (mi) Yo también participa, en cuanto que humanos todos, sujetos a los mismos avatares de la fealdad, la flaqueza, el sufrimiento, la debilidad, pobreza, ignorancia. En se sentido, el alíen, el extranjero, el raro, el diferente, es también el amadodiado más próximo a sí mismo: el propio Yo. ¿Por qué será que para algunos alumnos es más placentero estar insultando o golpeando a otros, en vez de lo “interesantísimo” de las clases?

*PSICOANALISTA
camilormz@gmail.com
*Artículo orginalmente publicado en el periódico El Porvenir, sección cultural 20.07.07. Monterrey, Nuevo León, México.

Friday, August 17, 2007


LA ESTRUCTURA DEL AMOR-ODIO


por

Camilo Ernesto Ramírez Garza

“Lo que soy Yo mismo no puedo verlo
Lo que veas de mi no puedo esconderlo”

Fernando Delgadillo, Desfile de Antifaces

El Yo, desde el cuál nos posesionamos de la experiencia, del control del cuerpo, otorgamos intencionalidad, amamos-odiamos, etc. deviene al asumir una imagen. El Yo es otro, puesto que lo que se formará como noción de “Yo” proviene de la mirada de otro: qué quiere el otro que yo quiera, me llame, realice, etc.

El psicoanálisis advierte del devenir de esa instancia imaginaria que es el “Yo” necesaria para la subjetivación, para que se cree la identidad. Es en la mirada del Otro (padres, cultura, sociedad, lengua…) y del semejante, que el organismo pasa de ser solo suma de funciones a un cuerpo humano, tomado por la imagen y el lenguaje. De ahí que las palabras y las imágenes (nos) sigan afectando el cuerpo durante toda la vida: lo que se ve de sí en el espejo, lo que se cree que el otro ve, lo que se quiere ser, etc. y demás juegos identificatorios.

El Amor-Odio es igualmente un producto de la relación especular con ese otro a quien puedo amar-odiar, puesto que me ha amadodiado; es un ir y venir de palabras, afectos, miradas y caricias, donde el otro funciona como “Ese” que ha dado consistencia a lo que se cree que se es (las nociones del propio Yo) En ese sentido, el Yo siempre “viene de afuera” es externo, por lo tanto ex – traño, extranjero.

Ya en otro lugar (Sobre el llamado Bullyin El Porvenir.20.07.07) hemos abordado las implicaciones y efectos de denominar ciertas expresiones en la escuela, bajo el único rubro de Bullying. Ahora abordaremos la estructura del amor-odio.

Cuando se ama también se odia, es el reverso necesario; no hay amor sin odio. La sabiduría popular dice “Del odio al amor, solo hay un paso” por lo tanto amar a alguien también implica odiarle, o como ha dicho el filósofo y psicoanalista Zlavoj Zizek, “La medida del amor al otro, es el daño que puede infligírsele” Ciertamente alguien pensará que los insultos y golpes nada tienen que ver con las palabras y caricias tiernas, sin embargo podríamos decir, que poseen la misma estructura, ambas se producen en una intensidad de afectos en donde los participantes están tomados. De ahí el “Pégame, pero no me dejes” “Odio prefiero, en vez de indiferencia”

Al ser el Yo, otro, en el odio al otro, al que se le pega e insulta, así como al que se ama, se esconde el amor-odio a sí mismo. Un ejemplo: ¿A quién se critica y golpea? Al otro, semejante pero que posee un “defecto” en su aspecto, forma de hablar, de hacer ciertas cosas, etc. En inglés se le dice “looser” (perdedor) adjetivo que igualmente se emplea en nuestro país. ¿Quién es el looser? Evidentemente todos, puesto que el ser humano surge de la pérdida, de la falta. Pero se ubica a alguien como looser, aquel que bajo ciertos criterios es perdedor, no se ajusta a lo ideales de la moda, la forma de ser, etc.; porta y evidencia lo que todos llevamos “dentro” Al atacarlo y denigrarlo, se establece una distancia en donde es ubicado en el lugar del malo, defectuoso, etc. entonces se le rechaza, se le intenta –cual chivo expiatorio- dar muerte, para así, darle muerte a lo propio odiado. La sabiduría dice, que cuando se señala a alguien con el dedo índice, son cuatro los que señalan al propio Yo: eso que se ve en el otro es compartido, es común, pero ilusoriamente se cree solo perteneciente al otro, y por eso se ataca, se agrede, y en algunos casos, se mata, tratando de dar muerte a “ESO” que veo en el otro: odio, diferencias, flaquezas, fragilidades, enfermedad, imperfección, maldad, fealdad, etc. En ese sentido toda discriminación es odio al propio Yo. La cuestión no es intentar erradicar la agresión mediante estrategias de control y vigilancia, sino de establecer condiciones para que cuada cual se cuestione: ¿Qué es lo que veo en el otro, que odio-amo tanto, que me molesta y lleva a agredirlo? Reconociendo(me) en eso que odio y amo en el otro, podré saber algo del enigma de mi propio Yo; eso no asumido como parte propia.

camilormz@gmail.com

Wednesday, July 18, 2007


("El trabajo -los- hace libres, o libera". Inscripción a las puertas de los campos de concentración, como Auschwitz)

Educación y Holocausto
o
Educación de Holocausto


Por
Camilo Ernesto Ramírez Garza

Sobre el maestro asesinado en Virginia Tech, sobreviviente a los campos de concentración Nazi:
Liviu Librescu (1931-2007)

“Mi padre bloqueó la puerta con su cuerpo y le pidió a los estudiantes que huyeran... Los estudiantes comenzaron a abrir las ventanas y a saltar”

Joe Librescu,
Hijo del profesor Liviu Librescu

El lunes 16 de abril de 2007, a 60 años de la liberación del campo de concentración Nazi, el profesor Liviu Librescu muere asesinado, junto a otras 33 personas en una Universidad Tecnológica Norteamericana:

No lo mató el campo de concentración Nazi, sino que vino a morir en un campo de concentración educativo, en la Universidad Politécnica del Estado de Virginia, conocida como Virginia Tech.

Tal suceso requiere una lecura a la letra: hay algo en los campos de concentración educativos que despersonaliza, aplasta el deseo, unde a maestros y alumnos en la indiferencia y la sola instrumentalización del cumplimiento de un proceso, de un programa que deteriora el diálogo, la singularidad, algo no se está escuchando ni recibiendo. ¿Por qué solo se puede hacer alguien oir con pistola en mano? ¿La respuesta? Igualmente des-personalizada y des-contextualizada: "El es el malo, nosotros los buenos, victimas de un loco o enfermo mental"
El mensaje es para quien logre leer los indicios del mismo.


Tuesday, July 10, 2007


ANTI-DOPING ESCOLAR


Por
Camilo Ernesto Ramírez Garza


“En las principales ciudades de México, incluido Monterrey, más del 40 por ciento,
es decir, casi la mitad de los alumnos han visto físicamente la droga, han visto la marihuana, han visto la cocaína, han visto las drogas sintéticas…


Juntos, sociedad y Gobierno limpiemos México,
limpiemos México de las drogas, del crimen y de la delincuencia”
[1]

Felipe Calderón, presidente de México
Discurso de apertura programa Limpiemos México

"A grandes males, grandes remedios, tenemos que buscar formas inéditas que nos permitan enfrentar ese problema”
José Natividad Gonzáles Paras, gobernador de Nuevo León


El día lunes 2 de julio de 2007, a un año de las dudosas elecciones que le llevaran al poder, el presidente Felipe de Jesús Calderón Hinojosa, quien como candidato ostentaba el slogan: “De manos limpias” con las calcomanías de unas manos blancas, inició este lunes en Monterrey, N.L. la campaña “Limpiemos México” como parte de una Estrategia Nacional de Seguridad y El Programa en Zona de Recuperación. Que consiste en tres ejes: 1) Rescatar los espacios públicos dominados por los delincuentes y criminales 2) Escuela segura, “esto incluye acciones para impulsar desde los salones una cultura de prevención del delito y promover un clima de seguridad en el entorno escolar” –declara Calderón. 3) Estrategia Nacional en el Programa Nacional Contra las Adicciones. (Discurso presidente Calderón, 2.07.07. Monterrey, N.L. Sala de Prensa Presidencia de la Republica)

Posteriormente se habla en concreto de la realización de una prueba Anti-doping en las escuelas, pero siempre contando con el consentimiento de los padres. A fin de detectar y prevenir las adicciones a las drogas. La sociedad no se deja esperar, funcionarios, maestros, alumnos y padres de familia, opinan al respecto. Se inicia el debate: que si debe ser una prueba en el formato de un cuestionario o una prueba de sangre o de orina; que si solo debe aplicarse a los alumnos o a “todo mundo” –después de todo estamos en los tiempos de los discursos políticamente correctos, como lo es la democracia la transparencia- personal desde maestros, directivos, personal administrativo, hasta de apoyo e intendencia; funcionarios de gobierno, políticos, etc., etc.

Algunos padres de familia declaran se trata de una buena medida, pues a veces no saben en que andan sus hijos, y con la prueba de Anti-Doping podrán darse cuenta de lo que hacen. Uno de los síntomas que parece nadie advertir: la abstracción o completa ignorancia de los padres en la vida de sus hijos, la desclocalizaicón de su función de padres, cediéndosela al estado, así como la inmensa carencia de un plan o al menos idea de educación. Y no me refiero a que exista un plan de educación en las escuelas, descrito formalmente con su justificación, objetivos generales, objetivos específicos, agentes, métodos, sujetos, instrumentos, evaluación, que de hecho operacionalmente en todo plantel existe, puesto que está escrito, forma parte de sus estatutos, de su evaluación y políticas de calidad. Sino a la carencia de la pregunta y el interés amoroso ¿Cómo deseo educar a mis hijos? ¿Deseo que el Estado y el colegio asuman la posición de autoridad? ¿La visión de los especialistas que me digan que hacer y que no hacer con mis hijos? ¿Desvincular del contexto familiar y social lo que le sucede –hace o no hace- mi hijo, reduciendo las explicaciones al funcionamiento –por ejemplo- de su cerebro? ¿A sus genes? ¿Defecto de fábrica?


Tal medida –Anti-doping- se propone para la realización de una detección: ¿quién consume drogas? Y ¿cuáles? Sin por ello desplegar ni explicar un plan posterior ¿Qué se hará una vez realizada la prueba con los alumnos que den positivo? ¿Se les expulsa? ¿Se le canaliza al médico, psicólogo, psiquiatra, trabajadoras sociales, a un centro especializado…? ¿Deberán decir quien le vendió la droga para así dar con los vendedores, y entonces seguir la línea que los lleve hasta los grandes capos, los cabecillas de los cárteles? En ese sentido, ¿Se buscará que los alumnos detectados positivo en el consumo de drogas se conviertan en pistas o pseudos-detectives que “soplen” acerca de quien, cómo, cuándo, dónde y a cuánto, les han vendido las drogas?

Sin embargo antes de que se lance la campaña “Anti-doping” ya en forma, los medios de comunicación y diversos organismos (SEP y la Secretaría de Seguridad Pública) insisten repetidamente en los alarmantes índices y efectos de la drogadicción en nuestro país y en particular en nuestro estado y ciudad “del conocimiento” Monterrey. No se sabe si creando las condiciones de “miedo permanente” que faciliten la recepción de tal programa,[1] pues mayores índices se reportan en obesidad o en deficiente rendimiento escolar, que los alumnos –de primaria a postgrado- están sumidos en la indiferencia, sin embargo de esos problemas no se habla. Se ofrecen diariamente a la ciudadanía diversas estadísticas sobre el consumo de droga: “El 5.4 por ciento de los estudiantes –en México y Monterrey- admitió haber consumido alguna vez algún tipo de droga” según declaraciones de la Secretaria de Educación, Josefina Vázquez Mota (Ojalá que no le vayan a solicitar modificar su apellido materno por considerarlo que sugiere y alienta el consumo de drogas) 32% de los estudiantes tienen amigos adictos fuera de la escuela; el 5% reconoce haber consumido alguna droga; el 38% de los padres han presenciado violencia entre alumnos dentro de la escuela (Nótese que no se les pregunta ¿Qué hicieron los padres ante eso que veían?) un 9 % conoce algún lugar cerca de la escuela donde venden drogas; 76 % de los directores han visto pandillas dentro de la escuela; 65% de los mismos, reconoce hechos violentos entre alumnos; el 28% de los directores ha visto alumnos bajo el efecto de alguna droga en la escuela; el 25% de los directores ha visto alumnos bajo el efecto de alguna droga en la escuela; un 8% ha visto a alumnos alcoholizados en la escuela.


Lo que aparece en cada una de estas estadísticas es “algo que se ve y se presencia” peleas, consumo, pandillas, sin hacer nada en el instante. Es la misma lógica del reportero y camarógrafo que ve algo y solo lo capta, sin hacer nada, suponiendo que el lente de su cámara no participa ni condiciona lo que supuestamente está captando en “puro”. Se ven cosas pero no se hace nada. Al igual que las pruebas anti-doping: se plantea que se realicen bajo ciertos criterios, como el permiso y consentimiento de los padres, el cuidado de la información.[1] Y ¿Qué pasará con los padres que se nieguen, que no den su consentimiento a que se les realice dicho análisis a sus hijos? ¿Habrá margen para que los padres se nieguen y tengan autoridad sobre los cuerpos de sus hijos o es el cuerpo de sus hijos un espacio más inaccesible a su influencia, un lugar que ahora controla el IFAI, el Gobierno, la SEP, la Secretaría de Salud? (Es curioso, uno de los ejes de acción de la campaña “Limpiemos México” - más adelante comentaremos sobre la noción biopolítica[2] de “Higiene” en la “limpia” social de “los cánceres”- es el de recuperar los espacios públicos: parques y plazas, para que los ciudadanos, niños y jóvenes puedan realizar en ellos deportes, ser felices. ¿Y si la drogadicción es el único deporte que algunos saben y pueden practicar? ¿Se podría hacer una campaña de recuperar los espacios privados que se han hecho públicos: el cuerpo reducido al Bíos, los hijos, la familia, la pareja, la escuela, la relación y el lugar del maestro en la relación con sus alumnos, etc.?


¿Qué sucederá con aquellos que presenten positivo a algunas drogas “legales” que precisamente la escuela, al canalizar a sus alumnos con algún médico, neurólogo o psiquiatra por problemas de conducta, afectivos o de rendimiento, se les han prescrito psicofármacos que consumen regularmente para poder funcionar “bien” en la escuela o en su casa? E insisto ¿Habrá margen para negarse? ¿Habrá represalias? Como sucede con las cuotas escolares, donde la constitución dice que la educación debe ser obligatoria, laica y gratuita, y sin embargo se otorga cierta autonomía a los grupos y asociaciones de padres de familia y no solo en cuanto al manejo de recursos económicos (cobrar cuotas o no) sino en cuanto a los uniformes, contenidos de los textos, como fue el caso de los libros de primaria y secundaria, donde se hablaba de sexualidad de una forma amplia: del amor, el noviazgo, la identidad sexual, las preferencias, y ya no la sosa presentación esquemática de la fisiología de la maduración de las gónadas, los caracteres sexuales secundarios, las enfermedades de transmisión sexual.

Por su parte el secretario de educación en Nuevo León, Reyes Taméz Guerra, también ex funcionario federal, declaró en el mismo sentido sobnre la co-participación: "…como estamos hablando de menores de edad, también los padres de familia tienen que participar de manera activa en todo el diseño para poder llevar a la realidad una propuesta como ésta", afirmó (El Norte. 5.07.07)


¿Por qué la referencia a “Limpiar”?

“Limpiemos México” es una frase que en el campo del psicoanálisis diríamos “obsesiva”, pues vincula ciertos problemas humanos con la limpieza, esa que se realiza con escoba y recogedor en mano, añadiéndole un poco de jabón, que no es más que la separación y exclusión de lo considerado como mugre que enturbia lo social, para que pueda aparecer “Lo limpio”. Así, que desaparezca lo negativo y que salga a la luz lo positivo.[1] ¿Qué son todas estás nociones lo limpio y lo positivo, el bien y el mal? Pero en este caso no se trata de una campaña ecológica, sino pro-salud -¿Mental? ¿Social?- y de seguridad nacional. Y si no se habla de basura o mugre literalmente ¿Qué es “Eso” considerado en el horizonte de lo que ensucia, que habría que limpiar? ¿Una ideología? ¿Una religión? ¿Una moral? ¿A dónde se enviará lo “sucio”?

Lo último que pensaba escuchar es que la droga ensucia, mancha y enturbia a México. ¿Qué es México en última instancia sino una noción imaginaria desplegada de una geografía? Lo mismo sucede con la metáfora de enfermedad o de patologías aplicadas a lo social, como cuando se habla de un cáncer social, político o educativo, estableciendo un paralelismo con lo biológico, como si se tratara de un cuerpo-organismo, pero no un cuerpo en sentido humano, simbólico, sino como un cuerpo reducido a sus elementos celulares básicos de tejidos, órganos y funciones; un cuerpo que está enfermo y requiere, no un analgésico (aspirina) sino una operación, una cirugía mayor. Figura que fue empleada por el presidente George W. Bush para explicar y justificar la invasión a Afganistán “Se trata de una cirugía preventiva para llevar la democracia a aquellas tierras” –declaro. A lo que un medico cirujano respondió cabalmente explicándole que en su campo de trabajo, la cirugía, no existe tal noción de operación preventiva, y que mejor habría de llamarle a las cosas por su nombre.


Aplicar la palabra ¡Limpiemo México!, limpiemos a las familias, a las escuelas, a las corporaciones, a las conciencias, etc. Equivale a validar un discurso de Normalidad-Anormalidad; Sanos-Enfermos; Buenos-Malos; Promedio-Diferentes, etc. Moral o ideológico, con un sustento aparentemente objetivo, científico y limpio, o como se llama hoy, desarrollo sustentable en base a evidencia, una evidencia que se apoya en el cuerpo biológico: “Por el bien y salud del cuerpo” estrategia que ha marcado este sexenio, como lo muestran sus slogans y spots de la Secretaria de Hacienda y Crédito Publico y el SAT: “Declarar es sano, pero hacerlo a tiempo es mejor” Ahora resulta que declarar y pagar los impuestos es cuestión de salud, ¿Recomendación o amenaza?

El que un discurso se mantenga más allá de sus orígenes ideológicos en parte es gracias al pasaje de una visión ideológica moral, como puede ser de una religión equis al discurso de la ciencia, al que se le suponen objetividad, limpieza y bienestar, y sobre todo desarrollo tecnológico y económico. De ahí que la mayoría de productos y programas en la actualidad busquen justificarse como promotores del desarrollo de la salud y el bienestar. Como cuando se dejó de decir que la masturbación era pecado solo para declarar enseguida que es algo que afecta a la salud del cuerpo, siendo “posiblemente” un trastorno psicoafectivo, tales consideraciones no dejan de poseer implicaciones morales, religiosas, políticas y económicas particulares, ya que por ejemplo, se sabe que en México la Obesidad es un problema que “ataca” mayormente a los niños y jóvenes desde kinder a preparatoria, presentándose en índices alarmantes, sin por ello hacer una campaña que se llame “Adelgacemos México”

Ciertamente no es una lógica nueva, parte de nociones religiosas: la pureza y limpieza de corazón, de espíritu, de conciencia, los escolásticos durante toda le edad media (masturbación: manus: mano, stupare: suciedad: en ese sentido, masturbación es “mano sucia” cochina que hace cochinadas, por lo que habría que ser de “manos limpias”) hablaban de la limpieza de alma, después con Descartes y la ciencia y la psiquiatría se hablará de “limpieza de mente” de limpieza psicológica, así como la referencia literal de “Acrisolar en el fuego” en la quema de pecadores y brujas, llevada a cabo por la Santa Inquicisión, ahora Congregación para la Doctrina de la Fe, que hasta antes de ser nombrado Papa, dirigía el cardenal Joseph Ratzinger, hoy Benedicto XVI. Se pasó a llamar a los procesos pedagógicos para modular y controlar el cuerpo, no ya por la concupiscencia de la carne, sino por la salud integral, física y mental (Cfr. “Vigilar y Castigar” Michel Foucault, México: Siglo XXI)

Los Nazis también emprendieron una “limpieza” étnica, erradicando a aquellos que consideraban inferiores por diferentes, raritos, enfermizos, una amenaza para su economía etc. Planteando el surgimiento de una raza superior e ideal. Por ejemplo, quienes se detectaban –entre los alemanes- con enfermedades, como la epilepsia, síndrome Down, deformaciones congénticas, etc. Se les prohibía el tener relaciones sexuales o simplemente se les esterilizaba para que no pudieran procrear descendencia y así pasar sus “errores” a las siguientes generaciones, con lo cual se buscaba la “limpieza” del cuerpo, la limpieza de la sangre. En la actualidad ya no se habla directamente de la sangre, sino de la estructura genética del DNA, que se ofrece como el elemento exacto de identidad (disposiciones, enfermedades futuras, hasta conductas) que ya quisieran las ciencias exactas poseer. Se ofrecen, bajo diversos mecanismos, la posibilidad de la modificación (ingeniería genética) de la estructura genética para la erradicación o limpieza de los genes que producen males y enfermedades como cáncer, sida, deformaciones, alzheimer, diabetes, e incluso se ha hablado recientemente de la posibilidad de erradicar los malos recuerdos, el llamado Trastorno de Estrés Post traumático, cuando los medicamentos fallan.

Tales referencias de la salud aplicadas a lo social y al consumo, a la compra de un x producto, buscan pavloviamente asociarse con el “bienestar” y la “salud” de todos. ¡El problema de las drogas no es un problema de salud! Lo es solo si, se le considera en el estricto sentido absoluto de que “daña” el cerebro o el cuerpo, y ciertamente lo mismo para todo lo considerado humano, pues lo humano es del orden de lo artificial.

Tales pretensiones biotecnológicas no hacen más que enfatizar la actualización en cada persona, de cierta noción de perfección (eugenesia) libre de impurezas. Que no hacen más que recordar las obras de futuristas –que adelantadas a su tiempo- nos planteaban sociedad reguladas biotecnológicamente, “limpias de todo mal”: Un mundo feliz (1932) Aldous Huxley; películas como, La naranja mecánica (A Clockwork Orange, Reino Unido, 1971) de Stanley Kubrick; “El reporte de la minoría” (Minority Report, EUA, 2002) basada en un relato de Philip K. Dick El informe de la minoría (The Minority Report, 1956; “La isla” (The Island, EUA, 2005); “La memoria de los muertos” (The final Cut, Canada-Alemania, 2004); A Scanner Darkly, EUA 2006. El título de esta última película traducido al portugués es “Violação de Privacidade” Violación a la privacidad, Breaking of Privacy, pasa al inglés. Mientras que en España se tradujo como “La memoria de los muertos” en este caso a los recuerdos de todo una vida. Así, es solamente este título –Violación a la privacidad- el que hace justicia a lo expuesto en la película, reflejando sus características esenciales: algo como la muerte y las memorias que se guardan han pasado de lo privado al escenario de lo público.


No olvidemos que desde el sexenio pasado en el clima de la transparencia y el ajuste de cuentas, de la creación del Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI) se ha estado debatiendo sobre la apertura de los expedientes médicos, no solamente de los ciudadanos en general, sino de los funcionarios y políticos en particular. Iniciativa que se genera a partir de ciertas declaraciones y medidas del presidente Vicente Fox, que ocasionaron en cierto ámbito suponérsele cierta “falta de cordura” (“En duda la salud presidencial” Revista PROCESO, 26 de junio 2005, No. 1495, pp.12-17) incluso con declaraciones de parte de supuestos “especialistas”, como es el caso de Armando Barriguete Castellón, quien se presenta como psiquiatra y psicoanalista, declara: “a diferencia del político común, que dice mentiras sabiendo que con ello sacará ventaja, el presidente Fox no es un mentiroso ni tampoco un hombre mal intencionado. Su problema es que cree que con decir las cosas éstas ya resultan reales, confunde el deseo de hacer con el hacerlo. Tiene una falla en el juicio de realidad” (Op. Cit. p.15)

Lo que está en el centro de estas iniciativas es la regulación biopolítica de todo el campo social y sus instituciones, a través de mecanismos aparentemente higiénicos y y “científicos” instrumentados en conjunto por diversas secretarías. ¿Cuándo se habría pensado que la secretaría de Salud trabajaría con la Secretaría de Educación Pública, no solamente en campañas preventivas de epidemias, sino para mejorar la conducta en clases, por no decir, educar a padres e hijos, decirles que hacer a partir de una resultado de una prueba de un fluido corporal?

Además, dadas las formas de proceder se debería de reformular el nombre de Secretarías, puesto que Secretaría tiene que ver con secreto, sigilo. Tal parece que se considera la secretaría en relación con lo que secreta, es decir, con la segregación de sustancias por ciertas glándulas. Una vez más las nociones reduccionistas descartan la subjetividad, aquello que se produce por la mirada y la interacción entre sujetos, la historia, el arte…surgiendo las nuevas subjetividades: esas que surgen y se producen desde el cuerpo como organismo y ya no como cuerpo del lenguaje y lo simbólico; que hacen de lo social un escenario simbólico (algo que se quiere mostrar y solamente por la vía del acto o del síntoma cifrado en el cuerpo, se muestra y transmite, a la espera de un desciframiento e interpretación y no a una re-codificación a sus elementos genéticos y cerebrales del por qué alguien hace tal o cual cosa?[1] – junto con medios e instituciones- que buscan regular al sujeto por el consumo de productos “limpios” que los des-intoxiquen y hagan seres más perfectos (ver la Isla, EUA, 2005) ¿Llegará el día en el que la única visita se tenga que hacer al médico-ingeniero-genetista? ¿Llegaremos a vivir en mundos infernalmente felices, limpios, libres de todas “impurezas” (homosexualidad, crimines, abortos, errores, dificultades, robos, guerras, enfermedades, muerte, envejecimiento, pobreza, ignorancia, fealdad, adicciones, deformaciones, desigualdades sociales…?


Lo ultimo que se comentó el día de hoy 5 julio por la noche por radio Imagen, fueron unas declaraciones de la secretaria federal de educación, Josefina Vázquez Mota, al ser interrogada por reporteros respecto de si las medidas de la prueba de anti-doping no dañarían emocionalmente a los alumnos, a lo que respondió que éstas serían tomadas con mucho cuidado y con el consentimiento de sus padres, y de ninguna manera violando ninguno de sus derechos humanos.


Por otra parte:

¿Nadie se interroga sobre el placer que produce la droga?


camilormz@gmail.com




[1] Discurso de Apertura deL Plan “Limpiemos México” arrancado el 2 Julio 2007 desde Monterrey, Nuevo León. El discurso integro puede consultarse en la página de la presidencia de la republica, en la sala de prensa: http://www.presidencia.gob.mx/prensa/?contenido=30839


[2] Es la misma lógica de la estrategia “del miedo ante el ataque inminente” empleada por EUA para que se aprobara en octubre de 2001 de forma express la iniciativa The Uniting and Strengthening America by Providing Appropriate Tools Required to Intercept and Obstruct Terrorism Act of 2001, mejor conocida como USA PATRIOT Act como parte de una campaña para fortalecer la seguridad nacional norteamericana, vía la supresión de algunas garantías individuales, como la privacidad en correos electrónicos, llamadas telefónicas, registros médicos y financieros. Incluso hoy mismo en la pagina de la Casa Blanca se puede leer acerca de un miedo permanente: “President Bush's top priority is the safety and security of the American people. Though America and its allies are safer since 9/11, we are not yet safe. We have important challenges ahead as we wage a long-term battle not just against terrorists, but against the ideology that supports their agenda” El patriot Act otorga la potestad a las agencias de investigación (FBI, CIA, Secret Service) de realizar espionaje y llamar a interrogatorio aparentemente a cualquiera. La lógica es, si quieres que se eleve la seguridad contra un ataque terrorista en tu casa, estado y país, tenemos que partir de no confiar en nadie e investigar a todos. Lo que sucede en la campaña “Limpiando México” sería similar, las adicciones nos rebasan –por no decir el narcotráfico- limpiemos, dirigiendo la atención a uno de los problemas que tenemos. La distancia de instrumentar una campaña de “higiene social” al de la de discriminación es una distancia tan sutil.


[3] Al inicio se ha comentado o sugerido que se trataría de pruebas fisiológicas (sangre u orina) y posteriormente la de la aplicación de un cuestionario.


[4] Esta noción biopolítica insiste en ver el panorama social y humano reduciéndolo a sus elementos biológicos: celulares, genéticos, cerebrales. No solo en sus formas del lenguaje: alusiones metafóricas. Como el reciente comercial de la PGR donde se habla de un cáncer que tenemos que erradicar. El cáncer es un exceso de vida: las células se reproducen sin cesar, dando lugar al tumor. ¿Es acaso el consumo de droga la única forma para algunos individuos de sentir intensamente la vida, la posibilidad de comprar un poco de placer, del que no encuentran en otros lados, de lanzarse al absoluto de una muerte porque la vida poco sentido tiene?


[5] Como se ha declarado, el ser humano es el único a quien defecar representa un problema, en su vinculo con la higiene así como con lo simbólico de las heces fecales: surgir con todo su hedor desde el interior del cuerpo, ser símbolo de lo podrido y apestoso del interior (afectos, pensamientos, actos)


[6] Como el caso del secuestro y ejecución del niño Fernandino, siempre la tendencia es a psicopatologizar el asunto derivando su explicación al campo del cuerpo. Y no solamente en el mundo criminal sino también en el educativo o del arte. El día de hoy, jueves 5 de julio el Museo de Arte Contemporáneo (MARCO) en Monterrey, ha lanzado la publicidad de sus cursos de verano, mismos que divide y agrupa por sentidos: olfato, vista, gusto, tacto oído, para encaminar a los niños en la educación en la apreciación del arte.